Las falsificaciones de datos que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) atribuye a las autoridades rusas amenazan a una parte de las actuaciones disciplinarias que la AMA esperaba comenzar contra los deportistas rusos afectados.

En julio, la AMA había anunciado que identificó una lista de 298 deportistas cuyos controles antidopaje, entre 2011 y 2015, parecían sospechosos, pero no habían lanzado actuaciones en Rusia en la época del sistema de dopaje institucionalizado. Esta lista no incluía los casos en el atletismo y el biatlón.

Pero las "supresiones y modificaciones" constatadas en los datos "afectaron materialmente la capacidad de emprender actuaciones contra 145 de los 298 deportistas", escribió el Comité de Revisión de la Conformidad (CRC) de la agencia, en su recomendación sobre Rusia, hecha pública este lunes.

Alrededor de un tercio de estos 145 deportistas todavía están en activo, consideró este lunes el jefe de los investigadores de la AMA, Günter Younger. Por contra, la AMA había asegurado que ningún caso se vio afectado entre los 43 expedientes que ya habían sido enviados a las federaciones internacionales para que abran procesos disciplinarios. Se tratan en su mayor parte de halterófilos.

Según este documento de 26 páginas, que data del 21 de noviembre, el trabajo de hormigas de los informáticos de la Universidad de Lausana enviados por la AMA permite constatar que "ciertas supresiones y modificaciones tuvieron lugar desde julio de 2016", en el momento en que el escándalo explotó, pero "muchas" manipulaciones "tuvieron lugar después de que el Comité Ejecutivo de la AMA exigiera los datos" como una condición estricta para levantar las sanciones contra Rusia, en septiembre de 2018.

Gracias a que la AMA disponía ya de una copia del sistema de gestión de la información del laboratorio (LIMS) de Moscú, que data de 2015 y fue obtenida a finales de 2017 gracias a un denunciante, cuya identidad nunca ha sido desvelada, los expertos pudieron comprobar las incoherencias con los datos entregados por las autoridades rusas.

Las manipulaciones no se limitaron a borrar resultados de controles comprometedores. Los expertos han descubierto también que falsos mensajes que incriminaban al exjefe del laboratorio, Grigory Rodchenkov, ahora refugiado en Estados Unidos, fueron añadidos en la mensajería interna del antiguo laboratorio.

Sin embargo, el propio ministro de Deportes, Pavel Kolobkov, había señalado esos mensajes, en una carta enviada el 26 de agosto al presidente de la AMA, Craig Reedie.

Según el informe de los investigadores de la AMA, hecho público también este lunes, muchos datos también fueron borrados en el último momento, especialmente el 9 y 10 de enero de 2019, cuando los inspectores de la agencia se encontraban en Moscú para recuperar los datos.

"El CRC no sabe quién dio las instrucciones" para manipular los datos, asegura el Comité. Pero "el laboratorio de Moscú estaba bajo la autoridad y el control del Ministerio ruso de Deporte y/o del Comité de Investigación de Rusia", añadió.

arb/fbr/clv/gh