TOKIO (AP) — Japón está haciendo arreglos para una visita del presidente iraní Hasán Ruhani porque quiere jugar un mejor papel en resolver el impasse nuclear entre Estados Unidos e Irán y en distender la situación del Medio Oriente, fuente de más de 80% de su petróleo.

Japón, aliado de Estados Unidos que tradicionalmente ha tenido relaciones amigables con Irán, busca ser mediador en la disputa y la comunidad internacional también lo espera, dijo el primer ministro japonés Shinzo Abe.

No dio detalles de la visita. Medios locales han reportado que se están haciendo arreglos para fines de este mes, antes o después de la visita prevista de Ruhani a Malasia para participar en la conferencia de líderes islámicos.

Las tensiones han escalado entre Teherán y Washington desde que el presidente estadounidense Donald Trump decidió el año pasado retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear del 2015 entre Irán y potencias mundiales.

Abe, quien ha desarrollado lazos amigables con Trump, viajó a Irán en junio para animar infructuosamente a Irán y Estados Unidos a tener conversaciones para reducir las tensiones. Las sanciones impuestas por Washington, que le prohíben a Irán vender crudo en el extranjero, han paralizado su economía, y Teherán gradualmente ha reducido su compromiso hacia el acuerdo nuclear.