Los cadáveres de tres aldeanos secuestrados el viernes junto a una mujer en el norte de Camerún por el grupo yihadista nigeriano Boko Haram fueron hallados decapitados, indicaron este domingo a la AFP responsables de la administración local.

Las víctimas eran residentes de la localidad de Tolkomari, a unos 10 km de la frontera con Nigeria y su Estado Borno, el feudo histórico de Boko Haram.

Estos combatientes fundamentalistas musulmanes multiplican los sangrientos ataques y secuestros en esta región, situada en los confines de cuatro países -Nigeria, Níger, Camerún y Chad- donde son muy activos.

En diez años, la insurrección yihadista y su represión dejaron solamente en el noreste de Nigeria más de 27.000 muertos.

"Los restos de tres hombres, decapitados, pertenecientes a un grupo de personas secuestradas el viernes en Tolkomari, fueron hallados el sábado (...) en los alrededores de esta localidad" declaró el domingo a la AFP un responsable camerunés de la administración local, que requirió el anonimato. El responsable atribuyó los asesinatos al grupo yihadista nigeriano.

Esta localidad, como el resto de la zona del extremo norte de Camerún, está poblada en un 90% por musulmanes, de la etnia Bornua, igual que sus vecinos de Borno en Nigeria, según responsables locales.

Boko Haram se dedica a secuestros en las zonas fronterizas de los cuatro país, para obtener rescates, o para enrolar en sus filas a jóvenes.

Desde 2014, Camerún cifra en unos 13.000 los ataques de Boko Haram en su territorio, causando "varios miles" de muertos, según Yaundé. Estas violencias han obligado a más de 250.000 personas a abandonar sus casas, y provocado el desplazamiento de 60.000 refugiados nigerianos.

jbk-gir/me/mar