El presidente de la Federación Ruandesa de Ciclismo (Ferwacy), Aimable Bayingana, dimitió este sábado, después de que se hiciesen públicas acusaciones de agresiones sexuales contra ciclistas cometidas por miembros de ese organismo, anunció el Ministerio de Deportes.

Bayingana, que también es el portavoz del Frente Patriótico Ruandés (RPF), el partido en el poder desde 1994 en el país africano, dimitió junto al resto de miembros del comité ejecutivo de la Ferwacy.

"Seguimos investigando las acusaciones", precisó a la AFP Shema Maboko, secretario permanente en el Ministerio de Deportes.

Las primeras acusaciones contra la Ferwacy, aparecieron en julio, aunque se intensificaron a mediados de noviembre cuando la prensa informó que varias ciclistas, que a menudo son pobres y sin educación, habían sido víctimas de explotación sexual.

El asunto comenzó cuando el exentrenador nacional Jonathan Boyer y la responsable federativa Kimberly Coats, que habían fundado un centro de entrenamiento de élite al norte del país, se enfrentaron a Bayingana y mostraron su desacuerdo en varios puntos, lo que les llevó a abandonar el país.

En una carta pública publicada esta semana, Boyer, exciclista profesional estadounidense, acusó a Bayingana de boicotear sus esfuerzos por desarrollar el ciclismo ruandés, de arrogancia, de autoritario y de maltratar a los ciclistas y de no haber ayudado a las corredoras que habían sido víctimas de agresiones sexuales por parte de sus entrenadores.

"Estamos al corriente de que hay agresiones sexuales y (casos de) corrupción y nuestro deber es combatirlo", prometió Maboko.

Consecuencia de este escándalo, el Ministerio de Deportes prevé aplicar un reglamento contra los abusos sexuales que se aplicará a todos los deportes, federaciones y actividades deportivas en el país.

str-cyb/ll/bm/mcd/gh/pm