Estados Unidos acusó este viernes a Irán de interferir en el proceso de formación de un gobierno en Irak, denunciando una "grave violación" de la soberanía en ese país, al tiempo que impuso sanciones a líderes de milicias iraquíes relacionados con Teherán.

Las medidas tienen lugar en un momento en el que la administración de Donald Trump, que considera a Irán su mayor enemigo, alerta sobre crecientes ataques contra fuerzas estadounidenses en Irak, por parte de milicias chiitas respaldadas por el régimen de Teherán.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo en un comunicado que "los iraquíes quieren recuperar su país". "Están llamando a una reforma genuina y líderes que rindan cuentas y confiables, que pondrán como prioridad los intereses nacionales de Irak", indicó.

Por otra parte, David Schenker, el principal diplomático de Estados Unidos para Oriente Medio, dijo: "Estamos alentando a los vecinos a no entrometerse y socavar la Constitución del país", señaló, en referencia al proceso de formación de un gobierno en Irak tras la salida en noviembre del primer ministro Adel Abdel Mahdi.

El Tesoro estadounidense anunció paralelamente sanciones a líderes de milicias iraquíes vinculados a iraníes, por su supuesta intervención en la represión de las protestas que sacuden el país.

Las sanciones recaen sobre tres líderes de milicias -Qais al Khazali, Laith al Khazali y Hussein Falil Aziz al Lami- que son parte de las Fuerzas de Movilización Popular o Hashed al Shaabi, una milicia chiita cercana a Irán.

Estados Unidos, que invadió Irak en 2003 en una controvertida guerra, ha acusado cada vez más a Irán de interferir en los asuntos de su vecino, que comparte una mayoría chiita.

Unas 430 personas han muerto en Irak en medio de protestas reprimidas por las autoridades, que derivaron en la renuncia de Adel Abdel Mahdi, aliado de Irán.

A los tres líderes sancionados se les prohíbe el ingreso a Estados Unidos y acceder a activos que tengan en el país.

- "No es normal" -

Schenker dijo que la presencia del comandante de élite iraní Qasem Soleimani en Bagdad "no es normal", es "increíblemente problemática" y constituye "una grave violación de la soberanía iraquí".

Soleimani es el jefe de la fuerza Al Qods de los Guardianes de la Revolución, ejército ideológico de Irán.

Schenker advirtió que podrían implementarse más sanciones, incluso contra funcionarios del gobierno.

Entre los sancionados este viernes por Estados Unidos está también el político iraquí Khamis Farhan al Khanjar al Issawi, bajo cargos de soborno.

- El pasado como prólogo -

Estados Unidos dice que ha llevado misiles a Irak y ha apuntado su dedo a Teherán sobre un número creciente de ataques de cohetes sofisticados pero no letales.

En el último incidente, dos impactaron la base Al Balad, en el norte de Bagdad, el jueves, informaron funcionarios estadounidenses.

"Estamos esperando por la evidencia completa, pero si tomamos al pasado de prólogo, hay buenas chances de que Irán haya estado detrás" del ataque, dijo Schenker.

Las tensiones se han disparado entre Estados Unidos e Irán desde que Trump el año pasado se retiró de un acuerdo internacional de desnuclearización e impuso sanciones radicales.

Funcionarios estadounidenses han dicho que están considerando enviar entre 5.000 y 7.000 soldados a la región para contrarrestar a Irán, aunque el viernes el secretario de Defensa Mark Esper negó versiones que indicaban que se está discutiendo un despliegue de 14.000 efectivos.

La fricción sobre Irak se produce después de que Irán reprimiera las protestas generalizadas que estallaron también en ese país el 15 de noviembre tras un aumento repentino en los precios del combustible.

sct/bgs/mls/lda