FOTO DE ARCHIVO: La gente camina por un distrito comercial en Osaka, al oeste de Japón, el 22 de octubre de 2017. REUTERS/Thomas White/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: La gente camina por un distrito comercial en Osaka, al oeste de Japón, el 22 de octubre de 2017. REUTERS/Thomas White/File Photo

Por Daniel Leussink

TOKIO, 28 nov (Reuters) - Las ventas minoristas japonesas cayeron a su ritmo más rápido en más de 4 años y medio en octubre, mientras que el aumento de los impuestos sobre las ventas empujó a los consumidores a recortar el gasto y lanza una señal de alarma sobre la fortaleza de la demanda interna.

El Gobierno japonés aumentó el impuesto a las ventas a nivel nacional del 8% al 10% el 1 de octubre, en un intento de corregir la deuda pública del país, la mayor del mundo industrial, equivalente a dos veces su producto interior bruto.

Algunos analistas han advertido que la subida de impuestos, que se había pospuesto dos veces, podría dejar a la economía sin un importante motor de crecimiento en un contexto de caída de las exportaciones y la producción, y con otros lastres para el sector de consumo.

Las ventas al por menor cayeron un 7,1% en octubre con respecto al año anterior, debido a la débil demanda de artículos de gran valor, como automóviles y electrodomésticos, así como ropa, según los datos del Ministerio de Comercio, y los grandes almacenes se vieron especialmente afectados.

La caída fue la mayor desde una caída del 9,7% en marzo de 2015 y peor que la caída del 4,4% prevista por los economistas en una encuesta de Reuters.

(Información de Daniel Leussink; traducido por Tomás Cobos en la redacción de Madrid)