KABUL (AP) — Al menos 16 personas, en su mayoría mujeres y niñas, fallecieron en dos ataques en el norte de Afganistán, dijeron funcionarios el jueves.

Una bomba caminera estalló al paso de un vehículo que se dirigía a una boda el miércoles en la noche matando a 15 personas. Entre las víctimas había seis mujeres, seis niñas, dos bebés y el conductor del auto, explicó Nasrat Rahimi, vocero del Ministerio del Interior.

Otros dos civiles resultaron heridos en el atentado registrado en la provincia nororiental de Kunduz, agregó.

Horas más tarde, al menos un policía perdió la vida en una balacera y una explosión en un puesto de control militar, señaló Mohammad Nooragha Faizi, portavoz de la policía en la provincia de Sari Pul, en el norte del país.

Los insurgentes, que viajaban en un vehículo con explosivos que recibió el alto en el control, abrieron fuego para cubrir su huida, dijo Faizi. Al parecer detonaron la carga por control remoto luego de alejarse, agregó añadiendo que hay una investigación abierta.

El Ministerio del Interior culpa a los talibanes de los dos ataques, pero el grupo insurgente no realizó comentarios al respecto.

A día de hoy, los talibanes controlan casi la mitad del territorio afgano y perpetran ataques casi a diario contra las fuerzas de seguridad y el gobierno, pero también matan a docenas de civiles.

Las conversaciones de paz entre la milicia radical y el gobierno de Estados Unidos fracasaron en septiembre.