Tacones de género neutro, la apuesta de una casa de moda británica