Biden eligió a la activista Michèle Taylor como representante de Estados Unidos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Actualmente es miembro de la junta directiva del Centro Nacional de Derechos Civiles y Humanos y formó parte del Comité contra el Antisemitismo y la Negación del Holocausto y del Consejo del Museo sobre la Memoria del Holocausto en Washington

Michèle Taylor
Michèle Taylor

El presidente estadounidense, Joe Biden, ha designado a la activista judía Michèle Taylor como representante norteamericana ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, organismo al que Estados Unidos se ha reincorporado recientemente después de meses de ruptura bajo la administración previa de Donald Trump, que denunció al consejo como una herramienta contra Israel.

El nombramiento de Taylor, hija de una sobreviviente del Holocausto, fue anunciado por la Casa Blanca, que destacó la larga labor de la nueva embajadora en la protección de los derechos fundamentales.

Taylor es miembro de la junta directiva del Centro Nacional de Derechos Civiles y Humanos, así como una importante activista dentro de la comunidad judía de Atlanta. También ha formado parte del Comité contra el Antisemitismo y la Negación del Holocausto y del Consejo del Museo sobre la Memoria del Holocausto en Washington.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, en una fotografía de archivo. EFE/Oliver Contreras/Pool
El presidente de EE.UU., Joe Biden, en una fotografía de archivo. EFE/Oliver Contreras/Pool

Durante dos décadas ha trabajado en roles pedagógicos y de dirección en la Escuela Outward Bound de Carolina del Norte (este de EEUU).

Estados Unidos salió del Consejo de Derechos Humanos durante los últimos meses de presidencia de George W. Bush y nuevamente durante la de Trump, en 2018, debido a lo que describió como un enfoque constante en los abusos a los Derechos Humanos cometidos por Israel, mientras ignoraba los perpetrados por otros miembros como China, República Democrática del Congo y Arabia Saudí.

Con la llegada a la Casa Blanca de Joe Biden, a principios de este año, Estados Unidos regresó activamente al Consejo ya en la primera sesión de 2021, celebrada en febrero, aunque Washington señaló que el órgano de Naciones Unidas tenía “defectos” y necesitaba reformas.

Foto de archivo. EFE/ Justin Lane
Foto de archivo. EFE/ Justin Lane

Aunque la nueva Casa Blanca mantiene las críticas al organismo por “adolecer de graves defectos”, como “la atención desproporcionada a Israel”, en palabras del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, el presidente apostó por la reincorporación de Estados Unidos como “una voz constructiva que trabaje para ayudar a impulsar al Consejo de Derechos Humanos a cumplir con su mandato y garantizar los valores que apreciamos para todas las personas”.

Taylor dirigirá la delegación de su país ante el Consejo durante su próxima sesión, prevista del 28 de febrero al 25 de marzo próximo.

OBTENCIÓN DEL LUGAR

Estados Unidos ganó un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, uniéndose a otras 17 naciones en votaciones no disputadas el 14 de octubre de este año, las cuales fueron criticadas por garantizar plazas para países con pésimos antecedentes en materia de derechos humanos.

Foto de archivo.  La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelete en una conferencia de prensa en Ginebra. Suiza, 9 de diciembre de 2020. REUTERS/Denis Balibouse
Foto de archivo. La alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU Michelle Bachelete en una conferencia de prensa en Ginebra. Suiza, 9 de diciembre de 2020. REUTERS/Denis Balibouse

La Asamblea General de la ONU, de 193 integrantes, eligió a los 18 candidatos propuestos por los cinco grupos regionales del organismo. Benín fue el país que más votos recibió con 189, seguido de Gambia con 186, mientras que Estados Unidos con 168 y Eritrea con 144 se ubicaron al fondo de la lista.

“La falta de competencia en la votación de este año al Consejo de Derechos Humanos es una burla para la ‘elección’ mundial”, dijo Louis Charbonneau, director de Human Rights Watch para Naciones Unidas. “Elegir a graves a violadores de los derechos humanos como Camerún, Eritrea y los Emiratos Árabes Unidos envía una terrible señal de que los Estados miembro de la ONU no toman en serio la misión fundamental del consejo de proteger los derechos humanos”.

Aseguró que el gobierno de Camerún ha reprimido a la oposición, silenciado a los disidentes y perseguido a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero. Las tropas eritreas han cometido atrocidades a gran escapa en la vecina región de Tigray, en Etiopia, entre otras graves violaciones a los derechos, y la situación de derechos en los Emiratos Árabes Unidos “sigue siendo grave” toda vez que el reconocido defensor por los derechos humanos Ahmed Mansour continúa encarcelado, sin un colchón y en aislamiento casi absoluto, aseguró.

FOTO DE ARCHIVO: Panorama general de la sesión del Consejo de Derechos Humanos durante el discurso de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.  27 de febrero de 2020. Fotografía tomada con una lente ojo de pez. REUTERS/Denis Balibouse
FOTO DE ARCHIVO: Panorama general de la sesión del Consejo de Derechos Humanos durante el discurso de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza. 27 de febrero de 2020. Fotografía tomada con una lente ojo de pez. REUTERS/Denis Balibouse

El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, se creó en 2006 para reemplazar a una comisión que fue desacreditada porque algunos de sus integrantes tenían preocupantes antecedentes de derechos humanos. Pero el nuevo consejo no tardó en enfrentar críticas similares, incluyendo que violadores de los derechos humanos buscaron convertirse en integrantes para protegerse a sí mismos y a sus aliados.

Bajo las reglas del Consejo, los asientos se reparten por regiones a fin de garantizar la representación geográfica.

El Consejo, formado por 47 países con periodos de representación de tres años y que cada 12 meses renueva una parte de su composición, tiene actualmente miembros que son frecuente blanco de las críticas de EE.UU. por sus violaciones de los derechos humanos, tales como China, Rusia, Venezuela o Cuba.

(con información de EFE y EP)

SEGUIR LEYENDO:










TE PUEDE INTERESAR