Principe Harry y los paparazzis en la muerte de Lady D