Las acusaciones de Steve Bannon son "ridículas"