Todo lo inimaginable es posible en el carnaval de Sao Paulo