Costó y sufrieron de más, pero en Junín explotaron de alegría con la salvación de manera agónica ante Olimpo. Cuando parecía que la historia se definiría en un desempate con Argentinos Juniors, que finalmente descendió, Sarmiento triunfó en Bahía Blanca y de la mano de Ricardo Caruso Lombardi permaneció en lo más alto del fútbol nacional.

El mediático entrenador se despidió y ya analiza propuestas, pero la dirigencia del Kiwi se movió rápido para encontrarle un sustituto. Se trata de Gabriel Schurrer, cuya última experiencia fue en Gimnasia y Esgrima de Jujuy, antes de ascender a Primera con Crucero del Norte.

Anteriormente, Chucho había dirigido al Bicho de La Paternal y se había iniciado en Lanús, institución con la cual está identificado desde que era futbolista. El objetivo para la 2016/2017, claro está, será la permanencia, teniendo en cuenta que habrá cuatro descensos y el Verde arrancará dentro de dicha zona.