Télam
Télam

Este sábado, Lionel Messi volvió a entrenar en solitario, separado del resto del plantel de la selección argentina. La presencia del rosarino, quien aún está en proceso de recuperación de un golpe en la zona lumbar, es la duda más importante que tiene el entrenador Gerardo Martino de cara al duelo debut en la Copa América Centenario ante Chile del próximo lunes.

"La Pulga", quien el viernes llegó a la concentración en California tras declarar en el juicio impositivo que afronta junto a su padre en España, practicó diferenciado, ya que aún no está en condiciones óptimas, tras el golpe que sufrió en la zona de las costillas hace una semana en el amistoso que el elenco "Albiceleste" disputó ante Honduras.

Solo Lucas Biglia, el otro lesionado del plantel, acompañó a Messi, quien trotó y luego corrió en espacios reducidos, junto al preparador físico, Elvio Paolorosso.

"Tenemos la esperanza que pueda estar (...). Su presencia se va a decidir a último momento, porque la zona lumbar es muy delicada", dijo Martino al diario chileno El Mercurio en las últimas horas.

El delantero del Barcelona es la única incógnita que el DT mantiene de cara a la presentación del elenco argentino ante los dirigidos por Juan Antonio Pizzi. De no poder contar con Messi, "El Tata" se inclinaría por el ex Boca Nicolás Gaitán.

En una práctica distendida, este sábado los jugadores se divirtieron realizando ejercicios con una pelota de rugby. El volante del Atlético Madrid Augusto Fernández se perfila como reemplazante de Biglia en el mediocampo.

De este modo, ante Chile, Argentina formaría con: Sergio Romero, Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo, Augusto Fernández, Javier Mascherano, Ever Banega, Lionel Messi o Nicolás Gaitán, Ángel Di María y Gonzalo Huguaín.