En los últimos años, el Barcelona vivió algo atípico para una institución de sus características, acostumbrada a salir al mercado para inundarlo de dólares en pos de conseguir los mejores nombres en cada puesto. En medio de una sanción de FIFA y con los organismos teniendo un estricto control sobre ingresos y egresos, el Blaugrana casi que no tuvo altas y bajas.

Lo cierto es que todo parece haber vuelto a su cauce normal, a juzgar por los primeros días del mercado de pases del verano europeo. En apenas un abrir y cerrar de ojos, el combinado de Cataluña dejó ir a un símbolo como Dani Alves libre –podría firmar en Juventus o PSG– y al promisorio marcador central Marc Bartra, quien si bien no tuvo espacio como titular en el equipo, será una pieza fundamental de España para la Eurocopa que se avecina. Su destino, en el Borussia Dortmund para tapar la salida del histórico Mats Hummels.

Consciente de lo sucedido y tras haber tenido que reforzar la seguridad para no dejar escapar a Javier Mascherano y Claudio Bravo, Luis Enrique afina el lápiz para sumar incorporaciones que vendrán a servir como relevos en una formación que cuenta con un 11 establecido, pero que casi no tiene recursos para reemplazar las piezas.

Mientras comienzan las tratativas para renovarle a Neymar, Lionel Messi y Luis Suárez, a pesar de que está confirmado que seguirán, la prioridad será contratar a un lateral derecho que pueda cubrir la nostalgia que generará la salida del brasileño. Todo esto teniendo en cuenta que esperan más de Aleix Vidal y que Douglas Pereira no colmó las expectativas.

A pesar de que afirman que no es objetivo, Héctor Bellerín está en carpeta. El lateral del Arsenal inglés es otro de los productos formados en La Masía que tuvo que irse para ser tenido en cuenta por su creador. El correr de los días podría acercarlo.

Mientras tanto, Mundo Deportivo asegura que está cerrado el joven camerunés nacionalizado francés del PSG Samuel Umtiti, quien se puede desempeñar por el centro de la defensa y el lateral izquierdo. Vendría a ser la herramienta necesaria para cubrir la ida de Bartra y la posible baja de Adriano, quien presiona para irse con la idea de sumar más minutos.

Al mismo tiempo, mientras Luciano Vietto empieza a robar las miradas como opción para el tridente y esperan que se alcance la tan esperada adaptación de Arda Turán, el Blaugrana espera por el retorno de Denis Suárez del Villarreal, con la intención de que sea otra carta de recambio de Andrés Iniesta e Iván Rakitic.

¿Las otras opciones? Todavía insisten con Nolito, el extremo del Celta que estuvo cerca la temporada pasada y está tasado en 18 millones de euros. Además de que los rumores desde Italia afirman que pagarían la cláusula de rescisión del bosnio Miralem Pjanic (38 millones).