María del Mar Cuello Molar debutó en el Bailando con Fernando Bertona, ex pareja de Ailén Bechara. Aunque no se la notó demasiado cómoda, la joven cordobesa se refirió a su divorcio de Matías Alé y dijo que había decido ir al certamen que conduce Marcelo Tinelli para limpiar su imagen, ya que se habían dicho muchas cosas falsas sobre ella.

"No tengo más relación con Matías, perdimos contacto. La pareja es de dos y sólo nosotros sabemos lo que pasó. La mamá de él no me quería, pero no fue por eso que nos separamos", dijo la cordobesa antes de bailar y destacó que el actor es una persona a la que ella quiere mucho y que le deseaba lo mejor en la vida.

Sobre por qué iba al certamen, explicó: "Es una segunda oportunidad para demostrar lo que soy yo como persona. Lo que pasó fue mediático, difícil y se habló muchísimo, siento que recién ahora, yo mas tranquila y Matías por su parte, podemos empezar a mostrarnos como somos nosotros. Yo puedo hacerlo gracias a Macelo. Hay muchas cosas que fueron mentira. Me molestó que se jugó mucho y hay una enfermedad de por medio".

Sin embargo, al ser consultada por De Brito sobre cuáles fueron específicamente las cosas que se dijeron y que habían sido mentira, respondió: "Las cosas que son más intimas, prefiero contártelas en privado. Lo de las brujerías fue todo mentira, sólo nosotros sabemos por qué yo decidí volver a Carlos Paz. Sentí que de repente se me cayó un meteorito en la cabeza y que empezó una película de terror para mí".

Tras bailar disco, llegó el turno de la devolución del jurado: "Veo que ensayaron, lo que no quiere decir que haya ido bien, te falta una inyección de vitaminas, actitud", dijo Ángel de Brito y la puntuó con un cuatro. Pampita, en cambio, dijo que le había gustado mucho el baile y le puso un nueve.

"Hola Chucky, es increíble que alguien que nació en la sierra se llame María del Mar. Me sorprendiste correctamente", dijo Moria y le puso un siete. Con el voto secreto, Soledad Silveyra le dijo que había cumplido, pero que le faltaba pasión. Por último, Marcelo Polino que cerró con un cinco: "Esperaba menos".