Lo peor parece haber quedado atrás para Lionel Messi: ya se sentó en el banquillo junto a su padre para prestar testimonio por la acusación de defraudación fiscal y dejó al descubierto diversas sensaciones que jamás había experimentado en su vida. A la espera de la sentencia, el astro rosarino abandonó el territorio español y emprendió el viaje a Estados Unidos para sumarse a la Selección y pensar en la Copa América Centenario.

Mientras la Fiscalía exculpa a la Pulga y reclama su absolución en el caso que tiene en vilo a España y el mundo entero, Gerardo Martino lo esperó con los brazos abiertos en Santa Clara, búnker californiano donde la Albiceleste se prepara para cortar la racha de 23 años de sequías en competencias de primer orden. El lunes, a partir de las 23, será tiempo de debutar en el Grupo C ante Chile, justo el último verdugo.

Más allá del agotamiento mental de Lio, que recorrió una cantidad impresionante de kilómetros en pocas horas para atender sus compromisos deportivos y extrafutbolísticos, el Tata aguardó con expectativas su llegada, que al final fue antes de lo previsto. Se sabía que el '10' iba a renunciar al derecho de la última palabra en España, pero el arribo a suelo estadounidense estaba pactado para las primeras horas del sábado. Sin embargo, los tiempos dieron para que pudiera aterrizar hoy mismo.

"Esperemos ganar la Copa América, estoy contento", fueron las declaraciones del capitán del equipo a las cámaras de TyC Sports al tiempo que ingresaba al predio acompañado por Claudio Tapia y allegados al cuerpo técnico.

¿Será de la partida en el primer encuentro de la Selección? Es una auténtica incógnita, debido a que perduran molestias por el rodillazo en el amistoso ante Honduras que le produjo un traumatismo lumbar. El jugador siempre estuvo acompañado por Daniel Martínez (médico del plantel nacional) y Marcelo D'Andrea (masajista), siguiendo rigurosas rutinas para evolucionar lo más rápido posible. Considerando la magnitud del impacto y el cansancio acumulado, no sería de extrañar que lo preserven en el estreno.

Por las dudas, el entrenador ensayó con Nicolás Gaitán en su lugar. Pero las confirmaciones no se harán realidad hasta último momento y se verá si el rosarino ya practica esta noche con el resto del grupo (el inicio del entrenamiento está programado para las 21:30). Por lo pronto, le toca descansar en el hotel.

Además, Augusto Fernández corre con ventaja para reemplazar a Lucas Biglia (arrastra una mialgia en la cara posterior del muslo izquierdo y todavía podría ser desafectado de la lista) y los desgarrados Ezequiel Lavezzi y Javier Pastore continúan la puesta a punto para tratar de ser tenidos en cuenta para la segunda fecha (el viernes 10 ante Panamá).

Entonces, Argentina formaría con: Sergio Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo; Augusto Fernández, Javier Mascherano, Éver Banega; Lionel Messi o Nicolás Gaitán, Gonzalo Higuaín y Ángel Di María.