162
162

Guadalupe Medina, Micaela Ortega y Milagros Torres tenían 12 años. Fueron abusadas, golpeadas, asesinadas. Les arrancaron la vida porque sí. Todo sucedió con apenas días de diferencia. Ellas son algunas de las caras de las escalofriantes cifras que aseguran que, en la Argentina, se produjeron 275 femicidios entre el 1 de junio de 2015 y el 31 de mayo de 2016. El dato surge de un estudio realizado por la asociación civil La Casa del Encuentro, con el apoyo de Fundación Avon, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y Naciones Unidas.

Los números y las historias detrás de esas cifras revelan por qué todavía hay que seguir gritando #NiUnaMenos. Hoy se volverá a realizar la movilización en la que se incorporará una nueva consigna: #VivasNosQueremos. La concentración está convocada para las 17 horas en la Plaza Congreso y desde allí se marchará hasta la Plaza de Mayo.

A los pedidos del año pasado, entre los que se encuentran la garantía de la protección de las víctimas de la violencia, su acceso a la justicia, la implementación del patrocinio jurídico gratuito, la denuncia de la violencia hacia las diversidades de género y la trata; se suma el reclamo por el aborto legal y gratuito.

El colectivo Ni Una Menos se reunió durante tres sábados seguidos, desde el 15 de mayo, en la sede de la Facultad de Sociales de la Universidad de Buenos Aires. La convocatoria fue plural y se acercaron organizaciones de mujeres, estudiantes, periodistas, así como agrupaciones de todo el arco político, con excepción del macrismo y el radicalismo, según remarcaron las organizadoras.

"Decir Ni Una Menos es estar alertas y denunciar toda violencia machista que persigue, violenta y mata a mujeres hétero, lesbianas, gays, travestis y trans", se lee en un pasaje del documento que se elaboró a lo largo de los encuentros.



También se recuerda el reclamo de la implementación de la Ley 26.485 de Protección Integral a la Mujer. En este sentido se señala que "eso exige políticas públicas, trabajadores y trabajadoras capacitados/as, formación de quienes se encargan del tema en las oficinas judiciales y estatales, presupuesto adecuado, creación de refugios, patrocinio jurídico de las víctimas, medidas de prevención y cuidado efectivas".

"El principal problema que tenemos es que estamos frente a una justicia machista que sigue fallando a favor de los violadores y de los médicos que juzgan a la mujer que aborta. En este momento hay una mujer hace dos años por un aborto espontáneo, que es el caso de Belén en Tucumán (la joven de 27 años fue condenada a 8 años de prisión)", dijo Marina Mariasch, escritora y una de las integrantes del colectivo Ni Una Menos.

Entre los pedidos figura la reglamentación de la ley de patrocinio gratuito para víctimas de violencia machista, sancionada a fines de 2015. Desde el Ministerio de Justicia aseguraron que están trabajando en este aspecto pero aclararon que esperan que recién se pueda comenzar a implementar el año próximo. "Esta ley se sancionó a fines del año pasado pero no estuvo planificada presupuestariamente. Ya pedimos la ampliación de presupuesto para que esto se pueda materializar. Estamos trabajando en ampliar el cuerpo de abogados y en la capacitación", le aseguró a Infobae la doctora María Fernanda Rodríguez, a cargo de la subsecretaría de Acceso a la Justicia.


Desde esa cartera también se destacó un proyecto vinculado con dispositivos electrónicos duales de monitoreo y detección de proximidad. Esto consiste en que tanto las víctimas como los agresores lleven pulseras electrónicas que dispararían alertas cuando, por ejemplo, se está incumpliendo una medida cautelar de no acercamiento.

En el colectivo Ni Una Menos, de todos modos, creen que el eje debe estar puesto en la educación. "Las presuntas soluciones que se buscan son punitivistas. Plantean el atajo del castigo antes que la prevención para evitar que haya más víctimas. Venimos a decir que eso no alcanza, que se trata de conmover las creencias y prácticas sociales que sustentan la violencia machista y la complicidad del Estado y la justicia", remarcan en el petitorio.

Por eso es que se reclama la implementación de la ley de Educación Sexual Integral para prevenir la violencia machista y concientizar sobre medidas anticonceptivas y de prevención en enfermedades de transmisión sexual.

Además de la movilización que se hará hoy en la Ciudad de Buenos Aires, habrá concentraciones en las principales ciudades del país. En todos los casos los familiares y víctimas de violencia de género liderarán las marchas.


Argentina cuenta la violencia machista


Así se llama la campaña que enmarca lo que será el primer Índice Nacional de Violencia Machista. Se trata de una encuesta nacional que se realizará para reunir datos sobre las distintas violencias (social, física, psicológica, obstétrica, simbólica, económica, social, reproductiva, filiar) a las que son expuestas las mujeres y trans a lo largo de su vida.

Se realizará un cuestionario en la web que estará online, desde hoy y hasta el 3 de septiembre, en la página Contra La Violencia Machista . Es anónimo, tiene opciones para elegir (multiple choice) y se podrá responder por etapas. Apunta a mujeres y transgénero. Y una vez finalizada la encuesta, se ajustarán los datos según las regiones de residencia, género, edad y nivel educativo.

Fue elaborado de modo colaborativo con especialistas de distintas áreas. Entre las preguntas se incluye si alguna vez se sintió vergüenza por ser mujer, si se vivió alguna experiencia de acoso, o si se recibió alguna cachetada de la pareja, por ejemplo.

Desde Change.org se inició un pedido para convocar a la participación de esta encuesta.

La periodista Ingrid Beck, que participó en la elaboración del censo, subrayó la importancia de participar porque eso permitirá que sea representativo y contribuya a visibilizar la problemática. "Es fundamental concientizar", remarcó, porque el machismo es el origen del femicidio.

"El principal problema que tenemos es que estamos frente a una justicia machista que sigue fallando a favor de los violadores y de los médicos que juzgan a la mujer que aborta".

Los avances


"En este año hubo un avance en lo que respecta al trabajo de concientización. Y también es positivo que se haya comenzado a trabajar en un registro único de víctimas de la violencia que, si bien todavía no está publicado, su elaboración está en marcha desde 2014. Porque hasta ahora solo se consulta el del sitio de la Casa del Encuentro, que es muy parcial porque solo revela los femicidios que figuran en los medios", señaló Mariasch.

Desde la organización también se destaca como positivo que Fabiana Túñez, dirigente feminista y fundadora de la Casa del Encuentro, esté al frente del Consejo Nacional de las Mujeres. Pero no dejan de subrayar que los ajustes, el aumento de tarifas, el fin de la moratoria previsional para las amas de casa y los despidos propician la vulnerabilidad. "Cuando el conflicto social se mete dentro de las casas, las más perjudicadas somos las mujeres. El ajuste y la inflación golpean directamente sobre nuestra capacidad de decir basta", se detalla en el escrito.

Lo que dice el Gobierno

El año pasado se hizo un petitorio en el que se incluían estos cinco puntos que Mauricio Macri se comprometió a resolver. La Comisión Nacional de las Mujeres, dependiente de la Jefatura de Gabinete, hizo un detalle de lo que se avanzó en cada una de esas instancias.

ni una menos

Por otra parte, desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, se lanzó una nueva campaña de prevención, #Juntoscontralaviolencia, de la que participaron actores y otros deportistas.


"La violencia contra las mujeres es una realidad que nos atraviesa como sociedad. Juntos podemos frenarla. Desde el Estado pasamos del compromiso a la acción. Porque la erradicación de la violencia es política de Estado. Desde el Consejo Nacional de las Mujeres estamos trabajando en la apertura de refugios y hogares, en la prevención, en la asistencia a víctimas y en la educación en igualdad", aseguró la ministra Carolina Stanley.

Y añadió: "La violencia es mucho más que un golpe. Que esta campaña les sirva a las mujeres para romper el silencio y pedir ayuda. Y no solamente a ellas: nadie nace violento, pedir ayuda también es cosa de hombres."

Para denunciar, se puede llamar a la Línea 144 las 24 horas y los 365 días del año. Según los Informes Estadísticos de Casos de esa línea, durante el primer cuatrimestre de 2016 se recibieron 27.283 llamadas por casos de violencia de género. El doble que en el mismo período del año anterior, cuando se habían recibido 13.800 llamados.