Tras las duras críticas de la oposición venezolana por la distancia que tomó Argentina respecto a la posible aplicación de la carta democrática a ese país, la canciller argentina volvió a defender esta tarde la idea de seguir abogando por un diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición antes de tomar una decisión más drástica a nivel regional como la que promueve el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

El presidente del Parlamento de Venezuela, antichavista Henry Ramos Allup, dijo este jueves a la mañana que le daba "pena" la posición asumida por Argentina en la OEA. "Macri tiene que escoger si está con la democracia o la dictadura", punzó la líder opositora María Corina Machado.

La canciller no quiso entrar en una polémica personal, pero respondió esta tarde a su modo. "Yo siento que hay una percepción de milagro detrás de la cláusula democrática que a mí me impresiona", dijo Malcorra, al recordar que ese mecanismo sólo sirve para suspender al país afectado de su participación en organizaciones como la OEA, UNASUR o Mercosur. "Yo me pregunto: ¿qué de esto hace a la solución del problema de Venezuela?", se mostró escéptica la canciller, en diálogo con un grupo de periodistas reunidos por el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

"Lo que estamos intentando hacer es algo que ayude a Venezuela y los venezolanos. Habría que revisar cuánto sirve la sola aplicación de la cláusula (democrática) y cuánto instar a un diálogo que ataque el problema de fondo que tienen los venezolanos", describió. "Hay que meter mucha presión desde todos los ámbitos posibles para que haya diálogo", insistió.

"Estamos convencidos de que la única forma de resolver la situación crítica de Venezuela es que las dos partes, el gobierno representado por el Ejecutivo y la oposición representada por la Legislatura, se sienten a conversar", dijo Malcorra.

La canciller evaluó que "con esto de la cláusula nos hemos desviado un poco del fondo de la cuestión", pero advirtió: "Eso no significa que, llegado el punto en que se agoten todas las instancias de diálogo, uno termine aplicando una cláusula si fuera necesario".

También reveló que, en su diálogo con el secretario general de la OEA, lo alertó de que "hay que ser sumamente cuidadoso" y que habría que tener "muy en cuenta el momento y la oportunidad" para la aplicación de la cláusula. "Él me escuchó y tomó su decisión", dijo Malcorra, tomando distancia de la convocatoria que hizo Almagro para que el Consejo Permanente de la OEA evalúe en su próxima reunión la aplicación de la carta democrática al gobierno de Nicolás Maduro.

"El hecho de que la resolución incluya una referencia al (referendum) revocatorio es muy fuerte. No es trivial que esté allí. Porque indica que la discusión política entre las partes debe incluir el revocatorio", destacó por último la canciller argentina.