El presidente de la AFA, Luis Segura, aprovechó el cercano debut del seleccionado argentino en la Copa América Centenario para partir hacia Estados Unidos y despegarse de la puja política que estalló en la dirigencia del fútbol, mientras los candidatos ni se ponen de acuerdo en pedir una audiencia al presidente Mauricio Macri.

Sin embargo, el secretario ejecutivo de la Presidencia de la AFA, Damian Dupiellet, se arriesgó a aconsejar, casi a modo de chicana, al jefe del Estado. "El presidente debería escuchar todas las voces. Quizá tenga amigos o allegados que le informan sólo una voz o un aspecto. Hay
muchos dirigentes que viven otras realidades
, que no piensan en cómo hacer un estadio de 50 millones de dólares sino en cómo pagar la luz, como Yupanqui, que es un afiliado directo", disparó el dirigente.

Lisa y llanamente, el ejecutivo de AFA apuntó sus cuestionamientos hacia el vínculo entre Macri y el titular boquense, Daniel Angelici, a quien Hugo Moyano, líder del otro sector, acusó de haber "intervenido" la AFA, en referencia al aterrizaje de dos veedores enviados por la Inspección General de Justicia (IGJ) y por un mandato de la jueza federal María Servini de Cubría.

Ya había derrapado el secretario de Segura cuando esgrimió la posibilidad de ordenar la vuelta del plantel del seleccionado pese a que luego intentó desdecirse.

Así como Segura buscó atribuir a un enésimo error de la AFA a la redacción de la confirmación de la fecha de elecciones el 30 de junio, Moyano mañana o bien el viernes presentarían un pedido cautelar para que permita la realización de los comicios.

Mientras, Segura parte hacia Estados Unidos para estar, como presidente de la AFA, en el partido debut ante Chile. También volverá en los próximos días al país la jueza Servini de Cubría, que deberá definir si procesa, sobresee o le otorga falta de mérito a los imputados en la causa Fútbol para Todos. Por tribunales dan por hecho que habrá varios procesamientos en esa causa.

Uno de los candidatos, Nicolás Russo, reclamó que haya un pedido de audiencia a Macri, pero ni en eso se ponen de acuerdo. El empresario cordobés Armando Pérez, otro que presentó en
tiempo los avales reclamados para la postulación, hizo trizas el pedido de audiencia grupal. "Si tengo que pedir una reunión la pido para mí, no para hablar en conjunto. Los problemas los tenemos que resolver entre nosotros", enfatizó.

Mientras siguen las desavenencias, los veedores puestos por la IGJ ya están en la sede de Viamonte 1366, y los dirigentes de la Liga se acercaron un día más al comienzo del invierno cuando quieren dar a luz la nueva criatura.