Shutterstock
Shutterstock

La unión hace la fuerza. O al menos eso se dice. Quizás por eso es que algunas de las empresas tecnológicas más importantes decidieron llevar adelante una acción que quiere poner fin a la incitación de la violencia en la web.

Facebook, Twitter, YouTube y Microsoft firmaron un código de conducta, promovido por la Comisión Europea (CE), para impedir que el "lenguaje de odio" se difunda a través de las redes sociales.

En este sentido, se comprometieron a "examinar en menos de 24 horas la mayoría de alertas notificadas y retirar o bloquear los contenidos, si corresponde".

Uno de los principales focos está puesto en evitar que se utilicen las redes sociales para incitar a incurrir en acciones violentas.

"Los recientes atentados terroristas nos han recordado la urgente necesidad de hacer frente a la incitación ilegal al odio en internet", remarcó, en un comunicado, la comisaria europea de Justicia, Vera Jourová.

Se busca así que la web siga siendo un lugar de expresión libre y democrática pero siempre asegurando que las normas y los valores europeos se respeten.

Desde Twitter destacaron que no buscan limitar los mensajes de forma abritaria, pero subrayan que es necesario establecer la diferencia entre "la libertad de expresión y las conductas que incitan a la violencia y al odio".

Monika Bicker, jefa de gestión de Política Global en Facebook, inivitó a los usuarios de la red social a notificar todos aquellos mensajes que consideren violentos.

"Valoramos el civismo y la libertad de expresión, por lo que nuestras condiciones de uso prohíben la propugnación de la violencia y la incitación al odio en los servicios al consumidor alojados por Microsoft", destacó el vicepresidente de Asuntos de Gobierno en la UE de Microsoft, John Frank.

A su vez, las plataformas también participarán de la elaboración y difusión de campañas de sensibilización en contra de los mensajes violentos.

Desde la CE se busca que las empresas se involucren para evitar que se propaguen esos discursos y que tomen acciones de "responsabilidad colectiva".