Después de reunirse con Bernardo Romeo para definir la continuidad de San Lorenzo en la próxima temporada (realizarán la pretemporada en Costa Rica), Pablo Guede brindó una entrevista en la que expuso algunas de las sensaciones que le dejó la Final con Lanús, con la cabeza más fría, tres días más tarde.

"Cuando llegué a casa me puse a ver el partido... Es complicado y feo. Tuve la suerte de ganar una y fue todo jolgorio, pero cuando ves el partido que perdés con detalle, no", manifestó en diálogo con La Red el estratega de los de Boedo. Aceptó la superioridad del rival y amplió su análisis con las acciones en la cabeza: "Pensás que pudimos haber hecho más, pero fue difícil con el nivel que tuvo Lanús".

Pese a haber hecho méritos para estar presente en el encuentro definitorio y tener crédito por la victoria ante Boca de principio de año, remarcó: "Daría todo lo que no tengo por volver a jugar la Final con Lanús. Esto fue un palo, en el vestuario hubo cabezas gachas".

Además de advertir que irán despacio en el mercado de pases y que las incorporaciones dependerán de los jugadores que se marchen, admitió que pudo haberle dado más minutos en cancha a Leandro Romagnoli (tanto ante el Granate como en los partidos anteriores) y fue al grano cuando le hablaron de "baile" del rival: "No lo fue, sólo nos superaron".

Por último, hizo mención a la palabra "fracaso", luego del eco que tuvo la opinión de Diego Simeone tras caer con Real Madrid en la Champions League: "Fracaso fue la Libertadores, no el torneo en el que llegan dos de 30 equipos a la final".