Luego de la fiesta organizada por el Real Madrid por la obtención de la undécima Champions League -vencieron en la Final al Atlético Madrid de Diego Simeone-, Cristiano Ronaldo decidió hacerse una escapada de unos días por Ibiza junto a sus amigos, como suele hacer cada vez que el calendario se lo permite.

El delantero, que arribó en un avión privado, se dirigió a Formentera para

broncearse, lucir su cuerpo y eliminar la tensión tras una extensa temporada en un yate con sus seres queridos

.

Tras esto, el luso marchará a sumarse a los entrenamientos de la Selección de Portugal para afrontar la Eurocopa, del 10 al 22 de junio en Francia. Su elenco se encuentra en el Grupo F, junto a Islandia, Austria y Hungría.