El fiscal de Tamaulipas, Ismael Quintanilla, reveló que fue el propio futbolista del Olympiacos griego quien hizo la llamada que le sirvió a la policía para hallarlo con vida y a la vez apresar al menos a uno de los delincuentes que lo tuvieron cautivo casi 24 horas.

Señaló que las fuerzas de seguridad llegaron a Pulido porque éste pudo "hacer una llamada para pedir auxilio y dar la ubicación" de la casa en la que estaba secuestrado, en el sur de Ciudad Victoria.

Según detalló, el jugador ya recibió apoyo médico y psicológico y rindió declaración a fin de continuar con la integración de la averiguación previa, a partir de la cual se espera encontrar al resto de los presuntos secuestradores, algunos de los cuales ya están identificados.

"Un descuido" de los secuestradores le permitió a Pulido llamar por auxilio

El titular de la Policía Federal, Enrique Galindo, dijo que "fue un buen resultado, una intervención rápida, oportuna, por parte de todas las autoridades en donde el intercambio de información y el trabajo de inteligencia dan este resultado", consideró el comisionado de la Policía Federal.

Pulido desapareció la madrugada del domingo en Ciudad Victoria cuando regresaba de una fiesta y pronto se confirmó que se trataba de un secuestro.

Galindo explicó que en el operativo "no hubo violencia" y que el futbolista "trae una pequeña lesión", de la que no dio más detalles.

Asimismo, dijo que hay un detenido por un caso que describió como "complicado pero resuelto favorablemente".



Sin embargo, las redes sociales no tardaron en reaccionar con suspicacias sobre el particular desenlace del hecho. Las opiniones que reflejan los medios argumentan que se trata de una "casualidad" muy sospechosa que secuestradores supuestamente violentos y entrenados en sus actividades extorsivas dejen a mano del cautivo un celular.

Y que además hayan permitido que Pulido supiera con detalle el sitio al que había sido llevado tras el plagio.

"No creo nada", "Que se lo crea su abuelita", "Es un guión cinematográfico", son algunos de los comentarios que se repiten entre los descreídos mexicanos y que los medios de su país reflejan junto con la noticia de la liberación.

LEA MÁS: