AVN
AVN

El Ministerio de Interior venezolano anunció este lunes la intervención de un cuerpo policial de Caracas en el marco de la investigación por el homicidio del mayor general retirado Félix Velásquez, el pasado sábado, y la detención de dos oficiales.


Felix Velázquez fue interceptado en su vehículo, en la localidad de Santa Mónica, por dos hombres en moto que le dispararon. Por el hecho, fueron detenidos dos funcionarios de la Policía Municipal de Chacao, en el este de Caracas: Kedingers Alberto García Salazar, de 24 años, y Edgar Antonio Tovar Martínez, de 45.


Un reporte de la Fiscalía señala que, además de los dos policías, fueron detenidas otras dos personas relacionas con el homicidio.


El alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, citado por La Patilla, señaló que tras la reunión con el viceministro Giuseppe Cacioppo, se informó de la intervención técnica del cuerpo policial por tiempo limitado. Esta debería facilitar la investigación y la revisión de los procedimientos internos de la policía.


LEA MÁS:

Muchacho dijo en declaraciones ante la prensa: "Hasta el momento hay suficientes indicios para presumir la participación de los funcionarios en ese delito. Si hubiera indicios de lo contrario, yo sería el primero en decirlo".



Muchacho consideró que se pudo tratar de un intento de robo para despojar al militar de su arma de fuego, una tesis que también fue arrojada por el Ministerio Público.


Por su parte, el ministro de Interior venezolano, Gustavo González López, aseguró que estos funcionarios forman parte de bandas organizadas que "buscan desestabilizar la paz, la institucionalidad y el proyecto de Bolívar, con la intención de amilanar a los hijos de Bolívar y los hijos de Hugo Chávez".


El ministro insistió en la tesis de que estas bandas funcionan de la mano de la oposición venezolana.


El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acudió ayer a las exequias de Velázquez en la Academia Militar en la capital venezolana, para condecorar al militar que fue jefe de las Milicias Bolivarianas hasta 2010. El mandatario venezolano aseguró que la muerte del general retirado fue un homicidio por encargo.