Washington Post
Washington Post

La ciudad se suponía que debía ser el diamante de la Ruta de la Seda del Cinturón Económico de China, una nueva metrópolis labrada en las montañas de la árida región noroeste del país. Pero se perfila para ser un fiasco, el armado de una ciudad fantasma.


Cientos de colinas en el seco y arenoso Loess Plateau fueron aplanadas por excavadoras para crear una ciudad de 315 manzanas. Pero hoy, las grúas están ociosas en los parques industriales de la nueva construcción mientras bloques residenciales están vacíos. Las calles están desiertas. Las réplicas exactas del Partenón y de la Esfinge sentada están rodeadas de terrenos baldíos y son un monumento al despilfarro.


Washington Post
Washington Post

El proyecto personifica lo que está mal con el modelo económico de China, dicen los expertos extranjeros. En particular, cómo la deuda está aumentando a niveles alarmantes al tiempo que el Gobierno trata de apuntalar una economía en desaceleración con proyectos que tienen poco o ningún sentido comercial.


"Donde va Gansu, va China", dice Rodney Jones, fundador de Wigram Capital Advisors en Beijing. Tienes un crédito de crecimiento enorme e inversiones en proyectos que no generan un retorno económico. Ahora están enfrentando dos fuertes impactos: "tienes que detener el crecimiento del crédito y lidiar con los malos préstamos y, además, debes ver cómo expandir la economía una vez que ese boom de crédito se termine".


Washington Post
Washington Post

Cerca de 10 mil millones de dólares son invertidos en la Nueva Área de Lanzhou para construir infraestructura que incluya caminos, autopistas y un gran aeropuerto. El agua se desvía de una rama del río Amarillo y se almacena en tres nuevos embalses para crear una ciudad que se muestra en un video promocional inundada de lagos y ríos.


En un viaje para periodistas organizado por el gobierno provincial, se mostró maquinaria pesada que pertenece a la empresa estatal Lanzhou LS Group y a la privada Scisky. Xu Dawu, del Partido Comunista y secretario de la Nueva Área, dice que 150 mil personas viven en el lugar además de las 40 mil que están trabajando allí. Pero esos números no se reflejan en lo que los visitantes pueden ver.


Reuters
Reuters

La realidad es que, más allá de la tierra barata, los impuestos y los subsidios, la Nueva Área lucha para atraer inversiones y personas. Yan Yuejin en la E-house China R&D Institute en Shanghái examinó las tasas vacantes y concluyó que los resultados fueron "insatisfactorios". Incluso Xu admite "un problema".


"Lanzhou es una ciudad muy importante en la Ruta de la Seda, pero está en medio de dos montañas con un río corriendo entre ellas", dice. Para atraer más industrias del sur, tienen que "salir de Lanzhou y buscar espacios más amplios". Si eso no funciona, indica, en lo que parece ser una asunción de derrota: "Podemos, al menos, desarrollar agricultura moderna aquí".


Simon Denyer - The Washington Post