AFP 163
AFP 163

Salud Hernández-Mora, la periodista española secuestrada por la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y liberada el pasado viernes, comparó al grupo insurgente con el régimen venezolano de Nicolás Maduro.

Durante una entrevista para el periódico colombiano El Tiempo, la periodista aseguró que para el gobierno de Juan Manuel Santos será casi "imposible" negociar la paz con el ELN, y remarcó que sentarse a hablar con la organización narcoguerrillera es "como hablar con Maduro".

"Es como hablar con Maduro. Vaya usted a negociar con Maduro...", señaló Hernández Mora, quien indicó que "si con las FARC ya es complicado" negociar la paz, con el ELN "va a ser como imposible".

Consultada sobre si existió la posibilidad de que fuera traslada al lado venezolano, sostuvo que "en el Catatumbo eso nunca hubiera sucedido". "Ellos están seguros en este lado, no veo por qué me hubieran llevado a Venezuela".

"Vaya usted a negociar con Maduro..."

La periodista española indicó que en ningún momento sintió miedo, y reconoció que el trato recibido por los guerrilleros "fue correcto".

Salud Hernández entregó a los periodistas un comunicado del llamado Frente de Guerra nororiental del ELN, en el que la guerrilla afirma que no se trató de un secuestro, sino de una "retención en una operación de registro y control" y que corresponde a "acciones rutinarias de seguridad para neutralizar la infiltración enemiga en la zona".

El comunicado desmiente las versiones según las cuales la periodista se habría contactado con la guerrilla para sus labores de reportería.

LEA MÁS:

Hernández explicó que caminó grandes distancias y que la mayoría de esos desplazamientos por plena zona selvática del Catatumbo los realizaron de noche, por seguridad. También detalló que no estuvo en manos de los mismos guerrilleros todo el tiempo, sino que fue entregada a diferentes comisiones durante los trayectos entre los municipios de San Calixto y Teorama.

Aseguró que en más de una ocasión escuchó los helicópteros militares que se encontraban en la búsqueda de los periodistas.

La Iglesia y la Defensoría del Pueblo estuvieron varios días en contacto con los captores para facilitar la liberación de Hernández y de los reporteros Diego D' Pablos y Carlos Melo.