Shutterstock
Shutterstock

Ayer, 28 de mayo, se celebró en todo el mundo el Día de la Nutrición, una iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), en colaboración con otras instituciones y con el apoyo de la industria alimentaria y farmacéutica.


En la dieta de los argentinos, la tradición gastronómica está directamente asociada al consumo de carne bovina. Sin embargo, el pollo y las pastas se suben al podio para acompañar al alimento clásico que se impone en la mesa diaria. Según el último informe de la Organización Internacional de Pasta (IOP), Argentina es el sexto país con más consumo a nivel mundial: 9 kilogramos al año por persona.


El ranking, liderado por los italianos con casi 25 kilos anuales, reveló que -además- Argentina es el segundo mayor productor de pastas en la región (detrás de Brasil).


Mónica Katz opinó en diálogo con Infobae que "hoy asistimos a un proceso de demonización de grupos enteros de alimentos, uno de ellos son las pastas". Además agregó: "El mito que elimina las pastas de un plan alimentario para perder peso posee varias explicaciones, la mayoría de las mismas alejadas de la ciencia".