Las irregularidades en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) llevaron a que, en las últimas horas, volvieran a circular rumores que indican que la jueza María Servini de Cubría habría firmado una resolución para avalar una eventual intervención del Estado en la entidad de la calle Viamonte. La magistrada, que entiende en la causa por el supuesto desmanejo de los fondos del Fútbol Para Todos, habría habilitado, de esta forma, a la Inspección General de Justicia (IGJ), a actuar dentro de la institución madre del fútbol argentino como paso hacia la normalización de sus cuentas y de sus actividades.

A partir de estas versiones, se plantearía un interrogante respecto a cómo podría actuar la FIFA ante una intervención, sea esta administrativa o judicial, ya que los estatutos del organismo regente del fútbol mundial prevén severos castigos a las federaciones nacionales que tengan "injerencia" por parte de la política de su país.

En las últimas horas, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, y sus asesores han recibido numerosos llamados por parte de dirigentes argentinos, para pedir que el organismo que conduce el ítalo-suizo desde febrero de este año acepte la eventual intervención de la AFA.

En Milan, Infantino se reunió con el argentino Fernando Mitjans, quien hoy es el único dirigente latinoamericano que se mantiene en las comisiones permanentes de la FIFA al desempeñarse como vicepresidente del Comité de Apelaciones.

Fuentes cercanas a al organismo internacional aseguraron a Infobae que "de ninguna manera" van a aceptar una intervención de ningún poder, sea este ejecutivo, judicial o administrativo, en el fútbol argentino.

Dar el visto bueno ante esta situación en la AFA "daría vía libre" a las otras 208 federaciones que son miembros de la entidad a que sus gobiernos se inmiscuyan en los manejos del fútbol.

Desde la FIFA, fueron tajantes y manifestaron que sus estatutos son claros: una eventual intervención de la institución que hoy preside Luis Segura acarrearía sanciones inmediatas para el fútbol argentino en su conjunto.

La sugerencia que partió desde Infantino y sus asesores, en cambio, fue el envío de veedores internacionales para las elecciones que se celebrarán en la AFA el próximo 30 de junio, con el fin de evitar hechos confusos como el del pasado mes de diciembre cuando los postulantes, Luis Segura y Marcelo Tinelli, quedaron empatados en 38 votos luego de que sufragaran 75 representantes.