Danya Tavela es el nexo de las universidades con el Ministerio de Educación. Desde su subsecretaría debió negociar con los docentes el acuerdo paritario que puso en riesgo el ciclo lectivo 2016 y asegurar la llegada de fondos que permitieran cuestiones elementales de funcionamiento como el pago de las facturas de luz y de agua.

La experta aseguró que el gobierno anterior dejó deudas que datan del año 2014 y que, entre otras cosas, afectaban al pago de miles de becas estudiantiles.

Aquí, parte del diálogo con InfobaeTV:

-¿Cuál fue el estado en el que encontraron la universidad pública argentina?

-Nosotros encontramos la Universidad con un gran desequilibrio, con una pesada deuda. Debíamos de 2014 y 2015 unos 3000 millones de pesos, 100 millones de becas estudiantiles y 3 meses de gastos de funcionamiento.

-Con ese cuadro, ¿es viable la universidad?

-La verdad, si continuábamos por este camino hubiera sido imposible el funcionamiento, hubiera sido imposible comenzar el año académico. Hoy las universidades pueden pagar los servicios, los sueldos y los gastos de funcionamiento. Tenemos que ponernos, entonces, a trabajar. A principios de año, muchos decanos se quejaron de no poder siquiera pagar la luz de sus edificios.

Parte del sinceramiento de la economía tiene un impacto en las universidades. Por eso el Presidente reunió a todos los sectores y planteó hacer un refuerzo presupuestario de 500 millones de pesos. Por el otro lado, por suerte cerramos este lunes la paritaria en un acuerdo histórico porque todas las centrales gremiales firmaron.

-¿Está a favor de sostener el ingreso irrestricto de alumnos en la universidad?

-Estoy absolutamente a favor del ingreso irrestricto. Pero no de forma declamada como es ahora. Tenemos que dar las posibilidades de que los chicos terminen la escuela secundaria. Allí está el problema. La secundaria ha perdido el objetivo de qué quiere hacer. Esto es lo que estamos intentando discutir.