Revolución al paladar: 10 vinos para celebrar el 25 de mayo

¿Existe un mejor plan que celebrar un día patrio en familia? Comer cosas ricas, caseras, y beber por el recuerdo de aquellos hombres que se animaron a forjar un país independiente. La propuesta es tan sencilla como suculenta. Empanadas criollas y locro para empezar, aunque en algunas casas posiblemente no falte la tradicional picada.

La clave del encuentro estará en el locro, ese guiso de origen prehispánico -no es argentino- que se elabora a base de zapallo, maíz y porotos. Con el tiempo se le fueron agregando innumerables ingredientes, como carnes (cerdo y vaca, panceta, chorizo colorado), y un toque de salsa picante de autor y a gusto. Más allá de los secretos que cada persona tenga en su preparación, es innegable que se trata de un ícono de las comidas autóctonas que acompañan a los habitantes de este suelo desde hace más de dos siglos. Y además, es un plato de cuchara ideal para disfrutar cuando los primeros fríos invernales asoman.

Para elegir vinos que estén a la altura de este menú patrio, hay que pensar en la comida, pero también en la diversidad de comensales que seguramente rodearán la gran olla del popular guiso. Así, para recibir a los invitados, hay que tener a mano un blanco fresco, rico y nacional como lo es el Torrontés; que además de cautivar con sus perfumes florales, va muy bien con la picada.

Una vez en la mesa y con el locro en frente, hay que servir un vino que permita saborear todos los matices (texturas y sabores) del guiso, y que a su vez refresque el paladar. Acá puede ser un blanco de cuerpo firme, un rosado vibrante y consistente. Con respecto a los tintos es convenientes que no sean pesados, sino de buen volumen, paso ágil y, sobre todo, refrescantes; porque la estrella es el locro. Por eso hay que optar por los modernos y equilibrados, a base de Pinot Noir, Malbec, Merlot o Cabernet Franc.

Con este menú y estos vinos sugeridos se puede quedar como un prócer ante la familia y amigos

Picada

El Relator Sauvignon Blanc 2015 - Relator Wines, Agrelo, Mendoza - $145

Sus aromas son directos, limpios y bien herbales. De paladar fresco, poco profundo y algo vegetal al final, marcado pero agradable.

Colomé Torrontés 2015 - Bodega Colomé, Colomé, Salta - $140

Un blanco con toda la personalidad y frescura del varietal. Moderno, fragante y vivaz, con ese carácter floral único del Torrontés, y sus amargos bien contenidos sobre el final de boca. De paso consistente y profundo, se luce tanto en la buena mesa como solo. Tiene gracia y con el paso de las cosechas es uno de los pocos exponentes capaces de dominar sus ímpetus naturales sin relegar personalidad.

Empanadas

Argento Rosé Malbec 2015 - Bodega Argento, Mendoza - $80

Una versión muy actual, con una tonalidad sutil y aromas delicados, bien de Malbec. Su ataque es refrescante pero equilibrado, con buen volumen y fluidez, paladar franco y profundo.

Caliche Bonarda 2014 - Morelli Wines, Gualtallary, Valle de Uco - $180

Hay buena intensidad y un carácter frutal marcado en este Bonarda y bien definido. De buena frescura y músculo, no es muy profundo pero si refrescante, fluido y algo mordiente. No es tan elegante pero aporta una nueva cara a este varietal tan argentino. Y por su paso por boca, es un vino para la mesa.

Locro

Mendel Semillón 2015 - Bodega Mendel, Altamira, La Consulta, Mendoza - $280

El Semillón es el blanco nacional más tradicional. Sus aromas son austeros y con buena tipicidad. Con muy buen volumen y armonía, y su frescura bien integrada resalta el carácter de su final de boca. Un vino de sabores clásicos con texturas modernas.

La Linda Old Vines Malbec 2013 - Bodega Luigi Bosca, Vistalba, Luján de Cuyo - $160

Sus aromas demuestran una agradable tipicidad y la moderación típica que da el tiempo. Y si bien no está pensado para la guarda, este Malbec 2013 está pasando por su mejor momento, ya que sus aromas y su paladar están muy en sintonía. Un carácter muy equilibrado, con taninos dóciles y un final amable, donde apenas asoma el roble.

Año Cero Pinot Noir 2014 - Bodega Altocedro, La Consulta, Valle de Uco - $195

Es algo clásico en su estilo, con buen cuerpo y volumen. De paso equilibrado y maduro, con la frescura justa. Un exponente con personalidad propia.

Kaiken Terroir Series Cabernet Sauvignon 2013 - Bodega Kaiken, Mendoza - $175

Tinto moderno en el cual se luce el Cabernet Sauvignon de Agrelo. De carácter bien frutal. con taninos finos y un paso por boca bien definido. Vertical y de textura vivaz, con cierto agarre. Paladar refrescante y agradable profundidad.

Viña Vida Ventanas al Paraíso Reserva Cabernet Franc 2013 - Viña Vida, Vista Flores, Mendoza - $310

La tipicidad en nariz está muy bien lograda, con esos vegetales muy frescos, con dejos herbales. En boca es fluido y con una textura que se agarra bien. No es muy profundo, es más un vino de ataque, con buena frescura y amabilidad de sabores a su paso por boca.

Familia Schroeder Merlot 2011 - Familia Schroeder, San Patricio del Chañar, Neuquén - $503

Este vino puede marcar el renacimiento del Merlot, no sólo por ser patagónico y de alta gama, sino también por sus características. Es un tinto de aromas intensos y ordenados, donde la fruta convive con las notas de crianza. De paladar franco y amplio, es voluptuoso y amable, con esos dejos frescos típicos del varietal que se asocian a las hierbas y una fruta madura.


Por: Fabricio Portelli
@FabriPortelli