AFP 163
AFP 163

El secretario de Estado, John Kerry, habló por teléfono con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, sobre los "ataques deliberados" contra fuerzas de la oposición y civiles que el régimen de Assad ha cometido "a lo largo del fin de semana", según el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner.

Kerry "urgió (a Lavrov) a presionar al régimen para que detenga de inmediato los ataques aéreos contra fuerzas de la oposición y civiles inocentes en Alepo y los suburbios de Damasco", entre los que está Daraya, afirmó Toner en un comunicado.

"Le corresponde a Rusia, y hasta cierto punto también a Irán, presionar a Al Assad, y no hemos visto que eso ocurra y estamos muy preocupados (...). Si esto sigue así, podríamos estar ante una ruptura completa del cese de hostilidades", añadió Toner en su conferencia de prensa diaria.

Desde el pasado 27 de febrero está en vigor en Siria un alto el fuego entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales, pero en ese cese de hostilidades no están incluidos los grupos armados extremistas, y la violencia no ha cesado en varias zonas del país.

LEA MÁS:


Estados Unidos y Rusia han tratado en las últimas semanas de "restaurar" ese cese de hostilidades con acuerdos específicos sobre las regiones más problemáticas del país, pero Washington está ahora preocupado por lo que considera una "escalada" de violencia por parte del régimen de Assad.

"Rusia tiene una responsabilidad especial de presionar al régimen para que acabe con sus ataques ofensivos que matan a civiles, permita inmediatamente los suministros de ayuda humanitaria según lo determinado exclusivamente por la ONU y cumpla completamente con el cese de hostilidades", subrayó Toner.

Según el Departamento de Estado, esas condiciones son necesarias para que "las conversaciones políticas" para un proceso de paz en Siria "tengan una oportunidad" de salir adelante, algo que a su vez "permitirá a todas las partes centrarse en la amenaza común que presenta Daesh (nombre alternativo del Estado Islámico)".

Toner también condenó los "horribles ataques" de hoy en los feudos gubernamentales de Yabla (Latakia) y Tartús, reivindicados por el Estado Islámico y donde "más de 60 civiles fueron asesinados y heridos en múltiples bombardeos contra estaciones de autobús y un hospital".

Según las autoridades sirias, 78 personas murieron hoy en los ataques en esas dos localidades, mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó las cifras hasta 145 fallecidos y unos 200 heridos.

"La lucha compartida contra Daesh se reforzará si los sirios alcanzan una transición política negociada que deje atrás la dictadura de Al Assad, cuyas acciones han ayudado a Daesh a recabar apoyos", sostuvo Toner.