Además advirtió el especialista de la casa de altos estudios que los trabajadores informales no están recibiendo políticas sociales, dado que no tienen cobertura de los planes asistenciales y no tienen los aumentos que implican los convenios colectivos de trabajo.

Los datos de la UCA vuelven a incomodar. El gobierno kirchnerista lo ninguneaba. El ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández llegó a decir que el índice le daba "vergüenza" y que la pobreza en la Argentina era inferior a la de Alemania.

Con el macrismo en el poder, los primeros datos fueron aceptados pero impactaron de lleno en el gabinete social comandado por los ministros Jorge Triaca y Carolina Stanley. La pobreza habría subido del 29% al 34,5%. La indigencia en tanto lo habría hecho del 5,3% al 6,9 por ciento.

La pobreza habría subido del 29% al 34,5%

Ahora el Observatorio de la Deuda Social señala que la franja social más descuidada es el sector media a bajos ingresos, un 38% de la Población Económicamente Activa. Trabajadores informales que no están sindicalizados y al mismo tiempo no tienen cobertura social ya que no cobran asignaciones ni pensiones.

Al mismo tiempo, Agustín Salvia señala que se corrobora un resurgimiento del temor a perder el empleo. Además, esos segmentos sociales "tienen la impresión de que difícilmente van a conseguir uno nuevo, en caso de ser despedidos".

-¿Nos puede desarrollar los problemas ocupaciones que vive la Argentina?

-Hay un problema estructural que tiene le economía argentina, que es la informalidad: hay 38% de la población en estas condiciones. Dentro de este sector la precariedad laboral alcanza el 80%. La fuente de la pobreza está en estas pequeñas y medianas empresas informales. Hay 9 millones de personas en situación de problemáticas laborales y 5 millones de personas están en situación de alta marginalidad.

La indigencia se habría elevado de 5,3% a 6,9% de las familias

-¿Hay miedo a perder al trabajo?

-Hay un elevado temor a perder el empleo en los segmentos informales. Además tienen la impresión de que difícilmente van a conseguir un nuevo empleo. Esto se ha agravado, no por una situación de despidos masivos, sino la precaria situación en el empleo informal, donde hay una situación inestable. Las políticas sociales no están llegando sobre estos sectores. El segmento intermedio, la clase media baja, los sectores populares en ascenso que tenían una actividad regular han visto afectada su situación. Ellos no tienen tarifa social ni las actualizaciones automáticas de los programas sociales. Es una franja de la sociedad que está más vulnerable.

-¿Qué pasó con las tasas de pobreza e indigencia?

-No podemos dar valores porque no tenemos hecha la medición. Pero, al evaluar lo que ha ocurrido en abril y viendo lo que ha pasado con estas familias de ingreso medio-bajo que no tienen actualizaciones automáticas de las asignaciones familiares, ni los convenios colectivos de trabajo, es probable que los nuevos pobres se constituyan de este sector. Al mismo tiempo han visto reducido su nivel de actividad.