La sospecha quedó instalada sobre el clásico cuyano luego de lo que fueron las duras acusaciones de Jaime Ayoví. El ecuatoriano, que fue expulsado en el último minuto de recupero, se marchó de la cancha haciendo gestos de dinero contra los jugadores de San Martín y luego amplió su denuncia ante los micrófonos al salir del vestuario ("Ellos se llevan algo en su bolsillo", lanzó).

Y uno de los que salió a referirse a los fuertes dichos fue Luis Ardente, de destacada actuación en el triunfo de los suyos por 2-0. Sin embargo, no fue la mejor defensa la del arquero, ya que se mostró dubitativo en cada una de las preguntas que le realizaban en la entrevista telefónica que brindó a Fox Sports.

Ante la consulta precisa sobre los gestos del delantero del Tomba, respondió: "Sí, no... No me importa lo que digan Méndez o Ayoví. ¿Me van a decir que alguna vez no jugaron incentivados para ganar? Estoy tranquilo".

"Necesitábamos ganar... Más allá de lo que se hablo de la incentivación, para nosotros era un clásico, con nuestra gente, en nuestra cancha y para terminar bien el año. Por suerte se dio", agregó el guardameta del elenco sanjuanino.

Cuando fue indagado puntualmente sobre si hubo algún incentivo económico, comenzó a enredarse: "Sí, sí... Pero nosotros teníamos aparte de eso un objetivo con el club. Habíamos hablado que si llegábamos a 23 puntos teníamos un premio grupal con la institución, esa era la intención que teníamos nosotros".

Luego de esa confusión en la que admitió la promesa de un dinero, se le consultó si había algo ofrecido por San Lorenzo. ¿Su respuesta? "Si, no... La verdad no se habló antes del partido. No sé si alguno de los chicos sabe. Lo hacíamos por el orgullo nuestro". Y cerró: "Si hay incentivación, bienvenida sea si es para ganar".

Que no aclare, que oscurece...