Llegó el tiempo de las bodas minimalistas pero más caras que las tradicionales