Pese al anuncio del Gobierno, en la Patagonia continúan los reclamos por las subas de gas