A unas pocas cuadras el destino de Independiente comenzará a tomar otro rumbo, pero mientras tanto el plantel seguirá caminando por su ruta habitual a la espera de que el timonazo llegue. Mañana a las 20 visitará en el Sur al golpeado Quilmes (volvió a entrenar el miércoles tras 14 días de paro por deuda salarial) para despedir el campeonato.


Si bien Milito ya firmó su contrato como entrenador, el que comandará el arribo al puerto de esta primera mitad de año será Fernando Berón, el interino que reemplaza a Mauricio Pellegrino desde la fecha pasada y ha decidido darle su propia impronta al equipo. Gustavo Toledo, Cebolla Rodríguez, el Marciano Ortiz y el Ruso Rodríguez seguirán afuera de la citación por diversas lesiones y el equipo tendrá una variante obligada en relación al que mostró una buena imagen ante Arsenal de Sarandí la fecha pasada. El pibe Barrios se apropiará del lateral derecho nuevamente y en el mediocampo habrá un retoque.


Claudio Aquino finalizó la práctica con una lesión en la rodilla y su puesto se lo debatirán entre el Droopy Gómez y el juvenil Domingo Blanco.


Tras esta aclaración, Germán Denis y Jesús Méndez serán los pesos pesados que irán al banco de suplentes, aunque también habrá un buen caudal de juveniles encabezados por Gastón Del Castillo (hermano del Kun Agüero), aunque también estarán el arquero Daffonchio, un Vitale con bastante rodaje, Saúl Nelle y el mismo Blanco que podría estar de inicio.


Ante esto, la formación que se repetirá será con: Martín Campaña; Rafael Barrios, Hernán Pellerano, Víctor Cuesta, Nicolás Tagliafico; Diego Rodríguez Berrini; Emiliano Rigoni, Domingo Blanco o Rodrigo Gómez, Martín Benítez; Diego Vera y Leandro Fernández.


¿El resto de los concentrados? Facundo Daffonchio, Emanuel Aguilera, Julián Vitale, Jesús Méndez, Saúl Nelle, Germán Denis y Gastón Del Castillo.