Ricardo Echegaray negó haber protegido a Lázaro Báez

Durante seis horas, el ex jefe de la AFIP le dijo al juez federal Sebastián Casanello que nunca paró una investigación por facturas truchas en Bahía Blanca y presentó documentación y un video

El ex titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) durante el kirchnerismo y actual de la Auditoria General de la Nación, Ricardo Echegaray, negó hoy haber encubierto al empresario Lázaro Báez en la evasión de impuestos por el uso de facturas falsas y dijo que durante su gestión nunca se frenó ninguna investigación.

Echegaray declaró durante seis horas en indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello y presentó un escrito, junto con documentación como un video, y contestó preguntas, informaron a Infobae fuentes judiciales.

El funcionario está acusado de haber encubierto a Austral Construcciones, empresa insignia de Báez, que contrató facturas truchas de empresas de Bahía Blanca (Constructora Patagónica Argentina, Calvento SA, Grupo Penta SA) para justificar servicios y así evadir impuestos.

La evasión de impuestos, entiende Casanello, es el delito precedente con el que Báez obtuvo el dinero ilegal para luego blanquearlo. Para eso contó con la complicidad de la AFIP, puntualmente de la Delegación de Bahía Blanca del organismo que fue cerrada por Echegaray.

"El administrador federal tiene como función llegar a las metas recaudadoras. Echegaray no tenía como misión investigar en formal personal. Eso lo hacía la DGI, una de las tres direcciones descentralizadas, que tenía la competencia sobre las investigaciones", dijo en declaraciones a la prensa León Arslanian, quien junto con Martín Arias Duval, son los abogados del ex titular de la AFIP.

La DGI estaba a cargo de Ángel Rubén Toninelli, quien en noviembre de 2012 viajó con su hijo y con Martín Báez, hijo de Lázaro, en un avión privado de San Fernando a Río Gallegos.

Echegaray dijo que desconocía el viaje y la relación de Toninelli con Báez.

Toninelli deberá declarar mañana en indagatoria.

El abogado señaló que en la AFIP "nunca se dejó de investigar" y aportó a la causa la grabación de una videoconferencia en la que Echegaray le indica a los funcionarios que las investigaciones deben continuar.

Arslanián explicó por qué se cerró la Delegación de Bahía Blanca: "Esa decisión fue por un conflicto gremial de hacía años que se daba por distintos motivos. El punto de inflexión fue la unificación de horarios que fue resistido con medidas salvajes".

Además, la defensa de Echegaray sostuvo que el ex funcionario ya fue investigado por este hecho y que fue sobreseído en diciembre pasado por el entonces juez federal Norberto Oyarbide.