DyN 162
DyN 162

Con sus tres predecesores citados a declaración indagatoria por la jueza Servini de Cubría, el jefe de Gabinete Marcos Peña no fue muy alentador en sus últimas declaraciones con respecto al Fútbol para Todos. "Lo estamos despolitizando y trabajando con la AFA para normalizar el caos. Hay causas judiciales muy complicadas. No nos podemos comprometer en cuanto a lo que vaya a hacer la AFA. Nosotros estamos trabajando para que el Estado garantice la gratuidad. Los clubes tienen que opinar. Nuestro compromiso es que el Estado va a seguir con la política de que sea gratis hasta 2019, pero es un contrato de dos partes", aseguró. Voces que conocen la Asociación por dentro no pierden la ilusión: "A Macri le interesa el fútbol, no se va a mandar una macana con esto", dice una fuente de peso.

Pero, por otra parte, la tensión es clara: el Gobierno no quiere perder dinero en el fútbol público. A comienzos de este mes, La Nación informó que la administración de Cambiemos licitaría por un año los derechos nacionales e internacionales y la transmisión por internet de la Primera División. Un mes antes, Daniel Angelici hablaba de cuatro grandes grupos en los derechos de TV del fútbol local.

Sin embargo, luego del kirchnerismo y de cara a la propuesta de la Superliga, nadie tiene para la AFA un plan de salvataje. Los números, para Viamonte 1366 y con el Fútbol para Todos hoy coordinado por Fernando Marín, están lejos de estar bien. La actual crisis institucional tiene dos facetas: la investigación a cargo de Servini de Cubría que rastrea los millones aportados por el kirchnerismo el pasado y la magra caja del presente.

Servini de Cubría recibió hace dos semanas el informe mensual de los veedores de la causa, con un apartado sobre el estado de dos cuentas de las cuales la AFA les otorgó la conciliación de fondos. Las cuentas llevan los números 8653/1 –señalada como única receptora del dinero del Fútbol para Todos- y 1/6 del Banco Credicoop. No son las únicas: hay otra en el Banco Nación, que la AFA usa parcialmente. El informe se centró en los movimientos financieros de diciembre pasado, que no fue un mes precisamente fácil.

La crisis ya había tenido síntomas tiempo antes. En octubre pasado, la AFA comenzó a no pagar aportes previsionales a sus empleados. Registros del Banco Central consultados por Infobae hablan de 209 cheques firmados por personas jurídicas ligadas a la AFA; Luis Segura integra la lista de firmantes de cheques registrados. Todos los cheques fueron rechazados por falta de fondos el 29 de ese mes, para un total de más de $24 millones de pesos, con pagos que comenzaron a cubrirse en los meses sucesivos, para un saldo deudor actual de poco menos de un millón.

Sin embargo, el informe recibido por la titular del Juzgado Federal Nº1 habla de un número más preocupante: en el extracto bancario de la AFA, sin especificar fechas, se observó una serie de cerca de 500 cheques rebotados por $73 millones, lo que generó una comisión bancaria de $3 millones en multas.

Los malos movimientos

El informe para la cuenta 8653/1 hablan de $111,6 millones aportados por el Fútbol para Todos, contra $170,8 millones en cheques y transferencias; $94 millones fueron en concepto de pagos a clubes y otros $4 millones se destinaron a sueldos de árbitros. Finalmente, el saldo para esa cuenta quedó en negativo: -$3,3 millones. Hubo 47 cheques sospechados que fueron debitados de la cuenta pero que la AFA no informó, 46 al club Arsenal y uno a Argentinos Juniors, por un total de $1,7 millones. La cuestionada Fundación el Futbolista, cuyas cajas de seguridad fueron allanadas, también aparece con un pago pendiente de $19 millones para el fin de 2015.

La AFA transfirió $67,8 millones de la cuenta 8653/1 a la cuenta 1/6. $34,8 millones de ese monto fueron usados para cancelar 183 cheques.

Hubo otros 26 débitos: uno solo fue informado al Juzgado de Servini de Cubría. Los otros 25 fueron hacia firmas como la aseguradora El Surco, encargada de las pólizas de espectadores y cuestionada históricamente por presuntos vínculos con Julio Grondona, que recibió más de $3,5 millones. Tras todos estos movimientos, el saldo de la cuenta 1/6 fue de $23,1 millones. Para ese entonces, los cheques pendientes de la cuenta hasta este abril casi duplicaban el saldo disponible: $47,535 millones.

La AFA todavía recibe su dinero del Fútbol para Todos de la Secretaría General de la Presidencia, la línea de fondos que, básicamente, mantiene a la AFA viva. Los tironeos entre la Secretaría y Viamonte 1366 ya comenzaron. En abril último, el área que maneja Fernando de Andreis hizo una denuncia a la AFA ante Servini de Cubría para que el dinero del FPT quede en "consignación judicial" por un incumplimiento de contrato, algo que la jueza rechazó. Pero fuentes que conocen de cerca el vínculo vaticinan: "El problema es el próximo pago. Después de la denuncia, los cuestionamientos a nivel interno crecieron mucho. La plata vino hasta ahora. El interrogante ponéselo al pago que viene. Ya hay irritación y la lucha es ostensible. Si el pago no entra, agarrate".