La grieta en la AFA sumó un nuevo capítulo, quizá el más fuerte en los últimos tiempos. En un segundo plano quedaron las elecciones; ahora, la gran interna está puesta en la Superliga que impulsan Daniel Angelici (Boca), Rodolfo D'Onofrio (River), Víctor Blanco (Racing) y Matías Lammens (San Lorenzo). En la otra vereda aparece Independiente, con Hugo Moyano a la cabeza y con todo el apoyo del ascenso bajo la figura de Claudio Tapia, que no los termina de conformar porque aducen que es para favorecer a los grandes.

Tras la exposición del presidente de la Federación de la Liga española (el español Javier Tebas), quien brindó más detalles del nuevo torneo, los cambios en el Estatuto se iban a tratar en la reunión posterior de Comité Ejecutivo. De la charla de Tebas también formaron parte Jorge Miadosqui (San Martín de San Juan), Juan Sebastián Verón (Estudiantes de La Plata), Daniel Ferreiro (Nueva Chicago), Fernando Chiófalo (Sarmiento de Junín), Eduardo Spinosa (Banfield), Raúl Gámez (Vélez Sarsfield), Rodrigo Molinos (Tigre), Hernán Lewin (Temperley) y José Lemme (Defensa y Justicia), entre otros.

La idea de los grandes era convocar a una Asamblea Extraordinaria para el 2 de junio, donde se conforme el nuevo torneo, previo a las elecciones del 30 de junio. Sin embargo, el Ascenso, junto con Hugo Moyano, máximo candidato a lograr la presidencia de la AFA, busca primero celebrar las presidenciales y luego debatir la Superliga. Por tal motivo, no dieron quórum y provocaron una reacción muy fuerte de los presidentes de Boca, River y San Lorenzo.

¿Qué hicieron? Daniel Angelici (Secretario), Rodolfo D'Onofrio (Vicepresidente Primero), Matías Lammens (Tesorero) y Víctor Blanco (Secretario de Selecciones) presentaron la renuncia a sus cargos en AFA, buscando la acefalía en la entidad para intentar imponer la Superliga por afuera. ¿Qué significa por afuera? A través de la intervención del Gobierno Nacional -que ve con buenos ojos el nuevo torneo- por medio de la Inspección General de Justicia (IGJ), se realizarán los cambios necesarios en el Estatuto para aprobar el nuevo formato de torneo.

De todas maneras, estas maniobras no pudieron cristalizarse en la realidad debido a que los otros miembros de la AFA, con el presidente Luis Segura a la cabeza, rechazaron enfáticamente sus renuncias. Se debe a que los responsabilizan de todas las decisiones tomadas en los tres recientes meses en lo concerniente al funcionamiento del edificio de la calle Viamonte. Entonces, abierto un nuevo foco de conflicto, la sesión pasó a un cuarto intermedio y se reanudará mañana para buscar un desenlace.

La importancia de tratar de lograr que haya acefalía es que la intervención será por la vía legal y de esta manera no habrá riesgos de una futura sanción de la FIFA, que repudia las intervenciones en las Federaciones si son de índole político. Al elegir un interventor, éste introduce los cambios en el Estatuto para la implementación de la Superliga y luego la elección de un nuevo presidente a cargo de la misma.