El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, trabajan en tandem para desacelerar la suba de los precios 162
El ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, trabajan en tandem para desacelerar la suba de los precios 162

Las diferencias por el timing para bajar las tasas de interés, positivas en términos reales, puso de un lado al presidenten del Banco Central, Federico Sturzenegger; y al titular de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. Este último vino pidiendo que la autoridad monetaria acelere la reducción de las tasas que hasta hace 2 semanas estaba en 38% para el corto plazo. Con ese nivel, es más negocio prestarle plata al Central en lugar de invertir. Por eso, los pedidos se hicieron cada vez más públicos, más allá de lo que por lo bajo se diga.


Empezó el mismo Prat-Gay. El ministro deslizó en un programa de televisión que "lo que falta (para que bajen las tasas de interés que pagan las empresas) es que el Banco Central, que es una entidad independiente,encuentre cuál es el momento ideal para hacer ese recorrido (de tasas a la baja), no hay duda de que eso va a ocurrir más pronto que tarde".


Eso, para el presidente del Central, sonó a reclamo. Ese reclamo no sólo corrió por cuenta de Prat-Gay sino de gran parte del equipo económico que tiene que dar las malas noticias recurrentemente al mundo empresario, como Franciso Cabrera y el área más industrialista. Varios hombres de empresas piden que el Central baje las tasas y que, por el otro, suba el dólar.


Si bien el Central se mostró con espaldas para mantener sus tasas altas a pesar de los pedidos del ministro, en la licitación de Letras y Notas del BCRA del martes pasado, la entidad sucumbió al pedido de Prat-Gay y empezó a bajar las tasas. Si bien la reducción fue simbólica, de 50 puntos básicos, podría haber empezado a cambiar la tendencia más aún porque el mismo BCRA cree que la inflación (la madre de todas las batallas) irá bajando en los próximos meses.


De todas formas, y para no dejar dudas que el Central no tiene la culpa de que la actividad económica esté estancada (por lo menos no sería el único) deslizó una frase que parece ser una respuesta a sus críticos en el reciente Informe de Política Monetaria.


"En el primer trimestre del año se observaron comportamientos heterogenos en los indicadores de actividad: debilidad en el consumo, signos mixtos en la inversión, y una fuerte recuperación en el flujo comercial. Sin embargo se espera que las medidas adoptadas comiencen a dar impulso a la actividad económica a partir del segundo semestre del año. Apuntalada por diversos factores, es improbable que esta recuperación se vea comprometida por el sesgo anti-inflacionario de la política monetaria", afirma el Banco Central es su escrito.


IPM Mayo 2016