Video: el objeto en construcción más costoso del mundo y la polémica alrededor

  163
163
  163
163

El objeto más costoso del planeta tierra está siendo construido en Inglaterra, envuelto en una polémica por su real necesidad y los exhorbitantes costos asociados al mismo. Se trata de la nueva planta de energía nuclear Hinkley Point C localizada en el condado de Somerset al sudoeste del país británico.


Con un costo estimado de $35 mil millones de dólares, equivale a 18 veces el monto invertido en la torre Burj Khalifa de Dubai, la torre más alta del mundo. La organización ambientalista no gubernamental Greenpeace ha hecho la petición formal para que se detenga su construcción, luego de que una firma francesa actualizara el costo estimado de la obra y se pusieran en duda los estudios realizados sobre el posible impacto ambiental sobre el resto de la comunidad europea en caso de una catástrofe natural o un atentado terrorista.


  163
163

Consultado acerca de los altos costos asociados a la construcción de nuevas planta nucleares, Steve Thomas, profesor en Políticas Energéticas de la Universidad de Greenwich dijo: "hoy en día las plantas nucleares son las piezas de equipamiento más complicadas que se construyen. Su costo ha tenido una tendencia alcista debido al historial de accidentes asociados a las mismas y las nuevas medidas de seguridad que están siendo tomadas para lidiar con el riesgo".


  163
163

Como comparativo histórico, las pirámides de Giza en Egipto, uno de los monumentos construidos por el hombre más fascinantes de nuestra civilización tuvieron un costo estimado de unos $1200 millones de dólares mientras que el objeto más costoso jamás construido por el hombre (y que no se encuentra en la tierra) continúa siendo por un amplio margen la Estación Espacial Internacional con un costo de $112 mil millones de dólares.


  163
163

El desastre nuclear ocurrido en Chernobyl hace más de 30 años y los hechos que sucedieron al tsunami en Fukushima Daiichi han dejado una herida abierta en comunidades del mundo que todavía ven con desconfianza el uso generalizado de energía derivada de plantas nucleares, ante el temor de nuevas catástrofes de alto impacto ambiental. El debate sobre la desarrollo sostenible de este tipo de fuentes energéticas continúa más vigente que nunca, quedará por verse si el proyecto de Somerset podrá entrar en funcionamiento en el corto plazo.