163
163

Este fin de semana la Guardia Revolucionaria iraní (IRGC, por sus siglas en inglés) que lucha en Siria en apoyo del dictador Bashar al Assad sufrió la baja de al menos 13 oficiales durante las batallas en el sur de Alepo.

La cifra fue confirmada por medios estatal, aunque se prevé que la cifra de decesos es mucho más alta, según consigna el Consejo Nacional de la Resistencia iraní (CNRI).

Otro número de combatientes, del que hasta el momento no hay registros, fue llevado como cautivo por los rebeldes de la oposición siria.

Estos combates, que tienen lugar en el sur de Alepo, se centran en torno a la estratégica ciudad de Khan Tuman. La Guardia Revolucionaria centró allí su misión en Siria para tomar el control de la mayor parte de Alepo.

LEA MÁS:

Sin embargo, el régimen persa emitió este sábado un comunicado en el que pidió a sus ciudadanos mantener la calma y no prestar atención a lo que ven o escuchan a partir de fuentes no gubernamentales, luego de que circularan decenas de imágenes de combatientes iraníes muertos.

La República Islámica describió esa divulgación como una "guerra psicológica contra los que defienden el santuario sagrado".

Ali Akbar Velayati, asesor principal del líder supremo iraní, Ali Khamenei, indicó que la supervivencia de Al Assad en Siria es una "línea roja" para Teherán.

Desde su intervención en Siria, el régimen iraní ha perdido un gran número de combatientes en su intención de sostener el dictador sirio. A pesar de esto, son cada vez mayores los esfuerzos que Teherán realiza para aumentar su presión contra los rebeldes.