Como se esperaba en la previa, el inicio de juego fue algo previsible: con Lanús haciendo culto de la pelota y buscando tanto por fuera como por dentro doblegar el cerrojo que propuso Aldosivi. Pese a esto, al cuadro local le costó generar peligro, ya que carecía de precisión en los últimos metros.