<p>Siguiendo el plan de \movilidad sustentable\bicisenda y una senda aeróbica.

" Adrián Escandar 162" height="421.79487179487177" width="750" class="image-lazy" />

Siguiendo el plan de \movilidad sustentable\" el Gobierno de la Ciudad construyó una bicisenda y una senda aeróbica.

" Adrián Escandar 162

Como cada vez que la tragedia ronda la noche porteña, las cinco muertes de jóvenes en la fiesta electrónica Time Warp pusieron en el centro del debate público una problemática que no es nueva: qué hacer con los más de 200 mil jóvenes –según estimaciones de la Cámara de Locales Bailables porteña- que salen a bailar los fines de semana a los cerca de 150 locales "Clase C" con que cuenta la ciudad. En esa marco, el proyecto para crear un Distrito Joven en la Costanera Norte que reúna a la totalidad de los locales bailables de Buenos Aires ha tomado nuevo impulso.

La iniciativa que discute la Legislatura no es nueva -tiene ya una primera aprobación, a libro cerrado y sin discusión, en una de las maratónicas sesiones de diciembre- ni su espíritu lo es: según explicaron desde la Cámara de Locales Bailables de la Ciudad, se trata de una vieja aspiración de los empresarios de la noche, que ven con buenos ojos el impulso que comienza a adquirir ahora la iniciativa porque consideran que serviría para "modernizar" la noche porteña y evitaría los problemas con los vecinos que genera la ubicación de boliches en zonas urbanas. Sin embargo, advierten: debe estar "bien hecho", "consensuado" y "que no se saque ventaja para unos pocos".

En rigor, según explicó el director general de Políticas de Juventud porteño Fabián Pereyra a Infobae, el Distrito Joven supone mucho más que un área dedicada a la nocturnidad: "Es un proyecto productivo, urbano, social y de recreación que apunta, principalmente, a jóvenes de entre 15 y 29 años pero que podrá ser disfrutado por todos los ciudadanos". "Queremos cambiar el concepto de entretenimiento y recreación para vincularlo con lo saludable", aseguró, y explicó que en el distrito se desarrollarían actividades culturales, deportivas, artísticas y de diversión diurna, que encontrarán, en cierto modo, un público cautivo en los cerca de 30.000 jóvenes que diariamente concurren a la Ciudad Universitaria, pero que estarán abiertas a toda la familia. Además de los boliches, se proyecta construir un anfiteatro, un parque extremo y una pileta para deportes acuáticos de acceso público.

"Los vecinos de los barrios están cansados de tener los boliches cerca y nuestro objetivo es llevarlos al Distrito Joven, donde crearemos un espacio controlado y que busca cambiar el concepto de entretenimiento y desasociarlo de las drogas y el alcohol", afirmó Pereyra y añadió: "Venimos trabajando hace rato en cómo llevarlo a cabo, con campañas de concientización, equipos preventivos y otras medidas que estamos coordinando". También, argumentó que sería un modo de "dejar de darle la espalda al río y empezar a darle la posibilidad a más gente de disfrutar su costa".

El proyecto ya recibió una primera aprobación de la Legislatura. Fue votado a libro cerrado y sin debate

De aprobarse, habrá un cambio de zonificación en el área que va desde la rotonda de ingreso a la Ciudad Universitaria hasta la zona de la Av. Costanera Rafael Obligado -donde hoy está el Skate Park Costanera-, que en la actualidad está catalogada como "urbanización parque", por lo que muchos de los restaurantes y boliches que están allí emplazados con permisos precarios podrían regularizar su situación. Pero además, para poder ubicar a todos los locales clase C de la ciudad, se prevé ganar terrenos al río y la instalación de locales flotantes.

El Distrito Joven está pensado como un "corredor ecológico y sustentable": además de ciclovías, a los locales que allí se instalen se les exigirá un estricto manejo de residuos, maximización del consumo energético y, en el caso más extremo, se habla de construir un boliche con el sistema de "baldosa verde", que genera energía con las pisadas.

Para lograr que los más de 100 locales bailables (entre 120 y 150 según se consulte a fuentes empresariales o gubernamentales) que hay diseminados en la ciudad se trasladen, el Gobierno porteño prevé conceder una exención impositiva durante una década, mientras que los empresarios de la noche deslizaron que pedirán además una línea de créditos blandos del Banco Ciudad.

Sin embargo, no sólo los boliches deben trasladarse: también deben hacerlo sus usuarios. Empresarios de la noche consultados por Infobae señalaron la reticencia de los jóvenes de los diferentes barrios de la ciudad a ir hasta la Costanera Norte como uno de los principales problemas que podría boicotearlo, por lo que proponen que no sea el único dentro de los límites de la Ciudad. Sin embargo, el Gobierno porteño asegura que buscará "un cambio de hábitos radical": promoverán el uso del transporte público para ir a bailar -hoy en día, sólo el 20% de las mujeres que salen por la noche utilizan el transporte público- y premiarán a quienes vayan en bicicleta. También, impulsarán un programa de conductores designados, con estrictos controles de alcoholemia y buscarán acordar con los dueños de boliches un sistema de combis que trasladen a los jóvenes desde puntos neurálgicos de la Capital, como Puente Saavedra, la Plaza de Flores o Constitución.

"Quieren hacer un nuevo Puerto Madero sin consultar a los vecinos", advierte la oposición

Más allá del apoyo empresario y el entusiasmo que existe en la Dirección de Políticas de Juventud -que depende del vicejefe de Gobierno Diego Santilli-, el proyecto cosecha detractores: sectores de oposición señalan que será terreno fértil para un inmenso negocio inmobiliario, con un impacto ambiental aún no determinado, y sin certezas sobre sus beneficios en términos de seguridad.

Para la comunera Romina Braga (Coalición Cívica), una de las oradoras en contra del proyecto durante la audiencia pública, el Distrito Joven impediría el acceso de los ciudadanos al camino de sirga -la franja de terreno de 15 metros de la ribera que según el Código Civil deben estar libres-, además de generar una contaminación cuyo impacto no ha sido medido a sólo 700 metros de la Reserva Ecológica. Si hoy la Ciudad da la espalda al río, el plan del Gobierno de la Ciudad limitaría el acceso por edades, argumenta Braga, quien afirma que para impulsar el desarrollo de la zona no es necesaria su privatización. En caso de que prospere la creación de la Agencia de Bienes porteña, añade, gran parte de los terrenos podrían ser manejados por esa repartición, sin pasar por la Legislatura. "Quieren hacer un nuevo Puerto Madero y no nos han consultado a los vecinos qué ciudad es la que queremos", sostuvo.

Por el Observatorio del Derecho a la Ciudad, su presidente, Jonatan Baldiviezo, explicó a Infobae que hoy en día los boliches, salones de eventos y restaurantes que están allí están emplazados sobre predios destinados a parques públicos, pagando cánones "a precios irrisorios". Si bien son varios, apuntan a uno en particular: Dell Producciones, dueño de la concesión del predio de la Av. Rafael Obligado N° 1651, donde está Pacha, y que son los mismos que organizaron la fiesta electrónica Time Warp. Con ese antecedente, sostiene que la Ciudad debería cumplir con la zonificación establecida y mantenerlo como espacio verde.

Con la decisión del jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta de impulsarlo y el apoyo de los empresarios, la actitud de los bloques opositores será fundamental: Pereyra ha comenzado ya a dialogar con los diferentes actores, con la convicción de que será la próxima gran iniciativa del Gobierno porteño una vez que se apruebe la Agencia de Bienes y la venta del Tiro Federal, un proyecto complementario de éste (ver nota relacionada).