AFP 163
AFP 163

La escudería Red Bull anunció que Max Verstappen correrá la semana próxima el próximo Gran Premio de España de Fórmula 1 como compañero del australiano Daniel Ricciardo, mientras que su actual pareja, el ruso Daniil Kvyat, pasará a conducir el Toro Rosso que deja el joven holandés.

Este intercambio entre las dos estructuras "hermanas" supone un salto de calidad para Verstappen, pero un degradante movimiento para Kvyat. El responsable del equipo, Christian Horner, explicó que "Max ha demostrado su gran talento" y que "su progresión en Toro Rosso ha sido impresionante", con lo que están "encantados de darle la oportunidad de conducir para Red Bull".

Pero aunque el equipo intentó disfrazar esta medida y se jactó de sacar provecho de su flexibilidad para mover a los pilotos entre los dos equipos, la decisión sería por una acumulación de inconvenientes causados por Daniil Kvyat.

Sus últimos problemas fueron con el alemán Sebastián Vettel, multicampeón con Red Bull que ahora compite para Ferrari. Su doble incidente con el germano en las primeras tres curvas del Gran Premio de Rusia, sumadas al choque que tuvieron en la primera curva de China, terminaron de convencer a los directivos del enroque.

El piloto británico Jenson Button, compañero del español Fernando Alonso en McLaren, abrió la polémica en las redes sociales. "¿De verdad? Una mala carrera y Kvyat es degradado. ¿Qué hay del podio en la carrera anterior?", escribió enfadado en Twitter.

De esta forma, el joven holandés correrá en Montmeló como compañero de Ricciardo y el ruso será pareja del español Carlos Sainz. Las necesidades de Red Bull, el mal momento Kvyat y la posibilidad de evitar que los rivales intenten fichar al talentoso Verstappen fueron razones para el cambio.


LEA MÁS: