Los activos de Petrobras en Argentina fueron vendidos a Pampa Energía – donde Joseph Lewis tiene una participación accionaria del 2,4% - a cambio de 892 millones de dólares. Sin embargo, fuentes cercanas a la operación de compra confirmaron a Infobae que el empresario inglés "no va a inyectar capital fresco" en la compra.

Aseguraron, también, que Lewis "se estaba retirando de Pampa Energía y de la Argentina por los pleitos de Lago Escondido", en Río Negro, donde tiene una mansión.

"Pampa Energía prevé pagar con 300 millones de dólares que tiene en caja y 250 millones correspondiente a la venta de Transportadora Gas del Sur (TGS). El resto, se pagará con un crédito puente hasta fin de año, cuando la firma va a colocar una nueva emisión de deuda en Argentina que ya está aprobada", aseguran a este medio fuentes que conocen los detalles de la venta.

"Hoy se dio un paso importante que es la aceptación de la propuesta, pero falta que los directorios anuncien la aceptación formal", dijeron. Por último, en cuanto a aspectos menores - como por ejemplo las vallas publicitarias de las estaciones de servicio -, agregan: "Petrobras seguirá operando en el país con la marca, pero es probable que en un año pase a operar con la marca Pampa Energía".

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

En Chile, Petrobras se deshizo del 100 % de sus activos en Petrobras Chile Distribución (PCD) y se los vendió al fondo de inversiones Southern Cross, que gestiona activos por 2.900 millones de dólares en diferentes sectores industriales y de logística en América Latina, según un comunicado de la petrolera.

Ambas operaciones dependen de la aprobación de los consejos de administración de las empresas implicadas y del los organismos reguladores en cada país.

Petrobras pretende realizar una reestructuración para reducir su tamaño, hacer frente a la grave crisis provocada por el escándalo de corrupción del que es protagonista y adecuar la empresa a una coyuntura negativa, con el barril de crudo más barato en una década.

La empresa calcula en cerca de 2.000 millones de dólares sus recursos que fueron desviados por la red de corrupción destapada en 2014 y que ha salpicado a una veintena de grandes compañías privadas y a medio centenar de políticos, incluidos ministros, senadores y diputados principalmente de los partidos oficialistas.