El Banco Central redujo medio punto la tasa de corto plazo a pesar de la elevada inflación

 Reuters 162
Reuters 162

El Banco Central licitó este martes títulos de corto y mediano plazo únicamente en pesos (Letras del BCRA o LEBAC), como parte de su política de regulación de liquidez. El corte de tasas se redujo 0,5%, a 37,5% anual en las colocaciones a 35 días, desde el 38% anual.

Los títulos de deuda del Central de corto plazo son los que concentran las ofertas semana a semana. "El efecto monetario de la licitación de LEBACs fue contractivo en $201 millones, que se suma a una absorción por operaciones en el mercado secundario durante la última semana de $4.165 millones, para un efecto contractivo total de $4.366 millones", informó el BCRA en un comunicado.

El manejo de la tasa de interés de referencia del Banco Central es clave para controlar la inflación, pues a tasas más altas, mayor absorción de liquidez en la plaza financiera. Con menos pesos en la economía se reduce temporalmente la demanda sobre bienes y servicios, acción que modera el alza de los precios.

Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, consideró que "el evento que podría ayudar a despertar nuevamente el apetito inversor sería que el BCRA finalmente se decida a iniciar la reducción de tasas en las LEBAC más cortas, dado que no sólo contribuiría a la actividad económica sino que generaría rebalanceos de carteras".

Como consecuencias no buscadas, una tasa de interés de referencia tan elevada vuelve muy caro al crédito para particulares y empresas, lo cual tiene consecuencias recesivas. En el mismo sentido, pesos que podrían destinarse a inversiones en la economía real terminan colocados a tasa de interés, para aprovechar estos rendimientos excepcionales, hecho que impacta en la producción y la generación de empleo.

El BCRA añadió que "la reducción de la inflación subyacente ha implicado una suba de la tasa de interés real esperada. La baja de la tasa nominal busca limitar el aumento del sesgo contractivo de la política monetaria".

El objetivo de reducir la inflación complica la recuperación del crecimiento

Por ese motivo, el dilema de la entidad que preside Federico Sturzenegger es muy difícil de resolver. Mantener las tasas altas enfriará más la economía, en un año donde se registra caída de actividad en la mayoría de los rubros. Al reducirlas, muchos de los pesos "hundidos" en Letras del BCRA retornarán al circuito económico, con efecto inflacionario y también sobre el mercado de cambios, con una demanda de dólares potenciada.

Un informe de Invecq Consultora Económica subrayó que "la absorción de liquidez vía LEBAC no fue gratuita y rápidamente el stock de letras (la mayoría a muy corto plazo) pasó a representar más de un 70% de la Base Monetaria. Esto, que no fue una sorpresa para el BCRA pero que de todos modos lo puso en alerta, obligó a pensar en una estrategia para comenzar lentamente a desarmar estas letras de un modo gradual para evitar un aumento sideral repentino en el circulante".

Invecq agregó que "para lo que resta del año, bajo el supuesto de que la Base Monetaria aumente únicamente por los 160 mil millones de pesos con los que se comprometió el Central a asistir al Tesoro y con proyecciones de inflación y tasa de interés, se estima que abría un exceso de demanda por Base Monetaria de unos 74 mil millones de pesos".