AP 162
AP 162

El juez federal Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Rívolo comenzaron a investigar a la ex presidente Cristina Elisabet Kirchner, a su hijo Máximo y al empresario Lázaro Báez por presuntas irregularidades en la empresa hotelera "Los Sauces".


Rívolo le dio impulso formal a la denuncia que a principio de mes presentó la diputada nacional Margarita Stolbizer y el juez Bonadio puso la causa en secreto de sumario.


"La sospecha recae sobre la manipulación y posible adulteración de documentos públicos relacionados con la empresa Los Sauces SA de propiedad de la Sra. Cristina Fernández y sus hijos Máximo Kirchner y Florencia Kirchner; y que también modifican el contenido de las declaraciones juradas presentadas oportunamente ante autoridad competente", sostiene la denuncia que presentó Stolbizer, patrocinada por la abogada Silvina Martínez, en la Justicia.


Los Sauces es uno de los hoteles de la ex familia presidencial que les alquiló sus habitaciones a las empresas "Valle Mitre", "Loscalzo y del Curto", "Kank y Costilla", "Inversora M&S" y "Alcalis de la Patagonia".


La operatoria denunciada es similar a la de la causa "Hotesur": alquiler de habitaciones que nunca se ocuparon con la sospecha del reintegro de fondos de la obra pública concedida por los Kirchner a empresarios.

Se trata de la segunda imputación para Cristina Kirchner –la anterior la determinó el fiscal Guillermo Marijuan en el expediente que investiga la "ruta del dinero K"– y la primera para su hijo Máximo. La ex jefa de Estado también está en la mira de la Justicia por negociados con el dólar futuro durante su gobierno.