162
162

Luego de una semana con la atención en los allanamientos encabezados por el fiscal Guillermo Marijuan en Santa Cruz, donde el empresario Lázaro Báez tiene la mayor parte de su capital inmobiliario, el foco de atención volverá a los tribunales de federales de Retiro.

El ex titular de la AFIP Ricardo Echegaray deberá presentarse a declarar el martes en el marco de una causa que investiga una maniobra de evasión fiscal y presunto de lavado de dinero que tiene como principal acusado a Báez, actualmente detenido en el penal de Ezeiza.

La causa está en manos del juez federal Sebsatián Casanello. El magistrado acusa a Báez y un grupo de personas de su entorno de haber lavado USD 5.100.000 con la ayuda de facturas truchas. Echegaray, actual titular de la Auditoría General de la Nación, se presentará como imputado y está acusado de haber permitido que el empresario santacruceño estafara a la AFIP.

La supuesta vinculación de Echegaray con el denominado caso surgió de una denuncia de la diputada nacional Margarita Stolbizer contra el empresario.

En el escrito en el que Casanello citó a declarar a Echegaray el magistrado afirmó que la Administración Federal de Ingresos Públicos "tenía conocimiento, por lo menos desde hacía dos años, de la estafa millonaria que Lázaro Báez le había provocado al Estado Nacional, usando como punta de lanza la facturación apócrifa (de esa forma se evitó el pago de tributos a la AFIP)".

Las facturas truchas provenían de las empresas Penta y Calvento. En el primer caso, según Casanello, "no se puede determinar efectivamente que se trate de una usina de facturas apócrifas. Sin embargo, tampoco puede demostrar una capacidad económica como para efectuar el nivel de actividad declarado. Es decir que se trataría de un contribuyente con parte de actividad real y otra parte que no podría justificar".

Pero en el caso de Calavento, el magistrado sostuvo que "el encuadre en lo que en la jerga se denomina usina de facturas apócrifas resultó indubitable".

Además de Echegaray, el miércoles 4 deberá presentarse a declarar el ex titular de la Dirección General Impositiva, Ángel Rubén Toninelli.

La relación entre Echegaray y Báez no es la mejor. De hecho, hace algunas semanas el ex titular de la AFIP había asegurado que "Lázaro Báez va a terminar preso y en una gestión que le iniciamos nosotros", en referencia a una causa penal abierta en Bahía Blanca.

La respuesta de Báez fue igual de contundente: "Yo puedo explicar mi patrimonio, Echegaray no", respondió el empresario santacruceño en una entrevista exclusiva con Infobae. Sin embargo, a la hora de prestar declaración ante el juez Sergio Torres por el crecimiento del patrimonio de Echegaray, Báez dijo que todo se trató de "un exabrupto".

Esta semana Báez volverá a los tribunales de Comodoro Py para ampliar su indagatoria en el marco de la causa por la que se encuentra detenido y en la que también está procesado, entre otros, su hijo Martín.